1 de octubre de 2014 / 08:04 p.m.

Pese a que la directiva esmeralda ha hecho un intento por señalar y erradicar este tipo de situaciones, es un hecho que las muestras de degradación social continúan en la plaza que alberga al equipo leonés.

Ayer, el delantero colombiano del Monterrey, Dorlan Pabón, fue objeto de insultos racistas por parte de un sector del Estadio León, más específico, en un área de tiro de esquina, donde un asistente del cuadro norteño señaló que cada que Dorlan se acercaba a cobrar, algunas personas le gritaban todo tipo de ofensas; por mencionar: "Pinche negro", "simio" o "macaco".

Pero eésta no ha sido la primera vez que este inmueble es noticia por actos de discriminación, pues también han sido los propios jugadores de la 'Fiera' quienes han sido afectados por algunos miembros de porras visitantes.

En febrero del presente año, Pumas visitó a León para disputar un juego correspondiente a la jornada seis del Clausura 2014; el juego terminó con marcador favorable para los del Pedregal, aunque la nota la dio un sector de su porra que, gran parte del duelo, se ensañó con el ahora jugador del Puebla, Eisner Loboa.

Cada que el extremo participaba en alguna jugada, estos "aficionados" reproducían sonidos semejantes a los de un mono, y esto incrementó cuando Franco Arizala ingresó al campo.

Antes, en 2012, la porra de Pumas ya había sido señalada por proferir insultos racistas en el campo del León; en aquella ocasión la víctima fue Hernán Darío Burbano, hoy jugador de los Tigres.

Tanto el entrenador Gustavo Matosas, como la directiva del club se han quejado en repetidas ocasiones por este suceso que parece se quedará sin consecuencias.

Se espera que la misma demanda que el equipo interpuso a los seguidores de Pumas en febrero del presente año, aplique de igual modo para identificar y castigar a los agresores de Dorlan.