26 de marzo de 2013 / 03:17 p.m.

Una réplica en piedra de una estatua moai, regalo de Chile para un pueblo nipón devastado por el tsunami de 2011, protagoniza en Tokio una exposición sobre cultura polinesia para simbolizar los vínculos y la amistad entre los dos países.

La enorme escultura, de tres metros de alto y dos toneladas de peso, ubicada en el edificio Marunouchi de Mitsubishi, a pocos metros de la estación central de Tokio, pasará también por Osaka (oeste) antes de ser enviada al pueblo de Minami Sanriku.

Esta localidad, una de las más azotadas por el tsunami, con casi 600 muertos y 220 desaparecidos, guarda con Chile "una relación particularmente estrecha", afirmó hoy el embajador de Chile en Japón, Patricio Torres.

Allí, el tsunami no solo destrozó más de 3 mil 100 edificios, sino que también arrasó una réplica de moai y un cóndor de bronce que Chile le regaló en 1991 al pueblo como símbolo de amistad y para conmemorar el terremoto de 1960 en el país latinoamericano, que provocó una ola gigante de 2.6 metros que golpeó este municipio japonés.

La nueva estatua, creada por el artesano aborigen rapa nui Bene Tuki con la ayuda de su padre, llegó en Navidad a Japón procedente de Isla de Pascua para instalarse definitivamente en el pueblo nipón en una ceremonia prevista para el 25 de mayo.

"Creo que la exposición es sido un éxito rotundo, porque el moai, como figura de la cultura polinesia chilena, es muy conocido en Japón", añadió a Efe Torres, que matizó que en el archipiélago lo ven "como un símbolo de estímulo, de mirar al futuro".

El embajador, que ha visitado hasta en siete ocasiones Minami Sanriku desde la tragedia de 2011, aseguró que, al margen de la exposición y el moai, en estos momentos un grupo de estudiantes japoneses de la localidad se encuentra en Chile con una beca de estudios ofrecida por el Gobierno y empresarios chilenos.

La exhibición "Moai: Living for the Future", que cerrará sus puertas el 28 de marzo, cuenta además de con paneles informativos y vídeos explicativos sobre la cultura polinesia, con una tienda de productos chilenos, especialmente vinos, y de la localidad nipona, como pulpo o sake (licor).

"Ha pasado mucha gente por la exposición, desde niños hasta mayores y se puede percibir el interés. En los paneles hay explicaciones muy detalladas con lo que la gente está aprendiendo mucho de Chile", aseguró a Efe Yasuharu Kon, uno de los trabajadores de la muestra.

Al margen de este espacio, la filial de Mitsubishi dedicada al medio ambiente, MC Forest, ha preparado la muestra "More, More, Moai", con cerca de 19 piezas de artesanía hechas por el autor de la escultura, Bene Tuki, juegos interactivos, fotografías y un simpático montaje para hacerse una foto rodeado de moais.

EFE