REDACCIÓN
31 de julio de 2014 / 12:58 p.m.

Luego de que en el pasado partido entre la Roma y Real Madrid, Seydou Keita no quiso saludar y le arrojó una botella de agua a Pepe, el jugador del cuadro italiano aseguró que hizo esto por que el futbolista merengue lo escupió y lo llamó mono en un pasado juego entre el Real Madrid y Barcelona.

Medios españoles aseguran que este sería el momento exacto cuando el africano fue víctima de racismo. El hecho sucedió  durante la ida de la Supercopa de España en 2011 que acabó en empate a dos.