22 de marzo de 2014 / 12:03 a.m.

Después de un complicado arranque de temporada en Australia, Esteban Gutiérrez da vuelta a la hoja y se alista para correr el Gran Premio de Malasia, segunda fecha del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno, a disputarse la próxima semana.

Ya con los datos obtenidos en la primera carrera, Gutiérrez espera que le ayuden a mejorar el rendimiento del coche, pero sobre todo a tener una carrera limpia, ya que en la inauguración de la temporada estuvo condicionado después de un contacto en la largada y eso le costó escalar posiciones en la carrera.

"El Circuito de Sepang, es completamente diferente a la pista de Melbourne. Será interesante acoplarse al auto con tales diferencias en el trazado. Es una pista suave, con menos brincos. Puede ayudarnos en la frenada, en lo que estuvimos batallando mucho durante el fin de semana en Melbourne.

De nuevo para el piloto mexicano y para el equipo suizo la meta son no tener inconvenientes para terminar la carrera y estar en los puntos, aunque saben que llegan limitados, pues todavía hay situaciones que no se corrigen y la velocidad es un tema que los ingenieros continúan analizando en el C-33

"La pista tiene varias curvas de alta velocidad, donde podremos evaluar el agarre y el balance del auto. También la puesta a punto será muy diferente. Es un hecho que no estamos contentos aún con nuestra actuación. Necesitamos cerrar filas y estar unidos como equipo para mejorar en cada detalle que podamos. Tenemos un gran equipo. Confío en que podemos mejorar".

De esta manera Sauber, con Esteban Gutiérrez y el alemán Adrian Sutil recargan baterías para lo que será la segunda fecha del campeonato y la primera que se corre en un circuito permanente, uno de los más incómodos con el clima, ya que puede correrse con lluvia y cambiar inmediatamente a seco o viceversa.