20 de febrero de 2013 / 03:10 p.m.

Benedicto XVI considera emitir un decreto para modificar las reglas de la elección del Papa, entre otras cosas, la fecha de inicio del cónclave establecida ahora entre 15 y 20 días tras el inicio de la sede vacante.

De acuerdo al portavoz de la sede de la Iglesia católica, Federico Lombardi, si el líder católico decide firmar este "motu proprio" (por propia voluntad) el mismo será publicado antes del 28 de febrero, cuando entre en vigor formalmente su renuncia al pontificado.

""No sé si considerará necesario u oportuno hacer una precisión sobre la cuestión del tiempo del inicio del cónclave. Si y cuando el documento sea publicado lo veremos"", indicó el sacerdote jesuita en una declaración oficial.

Agregó que, en los últimos tiempos, el Papa había recibido algunas indicaciones sobre cambios necesarios a la constitución apostólica "Universi Dominici Gregis" (De todo el pueblo del Señor), emitida en 1996 por el Papa Juan Pablo II.

""En todo caso, la cuestión depende de la valoración del Papa y si existiera este documento será dado a conocer oportunamente"", insistió Lombardi.

Con esas palabras el portavoz salió al paso de una serie de especulaciones respecto de cómo será gestionado el periodo de sede vacante y, sobre todo, la fecha del inicio del cónclave.

En este caso, la sede vacante tras la renuncia de Benedicto XVI iniciará la noche del 28 de febrero y, de acuerdo a la normativa, antes del día 15 no podría dar inicio la reunión de cardenales en la Capilla Sixtina.

El especialista en historia del papado Ambroggio Piazzoni, vice prefecto de la Biblioteca Apostólica Vaticana, dijo hoy que ese tiempo de espera fue establecido en el pasado para permitir la llegada a tiempo a Roma de los cardenales provenientes de otros países.

Aclaró que la "Universi Dominici Gregis" indica que los cardenales esperen 15 días a los ausentes antes de iniciar las votaciones, pero advirtió que la interpretación de este pasaje puede variar.

De hecho, en el apartado 37 de ese documento se lee: "desde el momento en que la Sede Apostólica esté legítimamente vacante los cardenales electores presentes esperan durante 15 días completos a los ausentes".

Y añade: ""dejo además al Colegio de Cardenales la facultad de retrasar, si hubiera motivos graves, el comienzo de la elección algunos días. Pero pasados al máximo de 20 días desde el inicio de la sede vacante, todos los cardenales presentes están obligados a proceder a la elección"".

La constitución no considera explícitamente la posibilidad de adelantar el inicio del cónclave ni indica en cuáles situaciones ésto se puede verificar.

Ante la renuncia de Joseph Ratzinger no tendrán lugar las exequias de un pontífice y los tiempos se encuentran reducidos porque el 24 de marzo inicia la Semana Santa con la celebración del Domingo de Ramos, momento para el cual ya debería haber un nuevo obispo de Roma.

La obligatoriedad de espera antes del inicio de un cónclave la estableció el Papa Gregorio X en 1274 con la constitución apostólica "Ubi peruculum", el documento que estableció las reglas que dieron vida a la figura del cónclave como se conoce actualmente.

En ese documento el límite de espera se indicó en 10 días y tenía como objetivo evitar "albazos", elecciones inválidas o acuerdos varios. Apenas en 1922 el Papa Pío XI amplió ese tiempo a 15 días con un "motu proprio".

Notimex