AP
15 de noviembre de 2013 / 02:41 p.m.

Las autoridades estadounidenses destruyeron el jueves más de seis toneladas de colmillos, esculturas y joyas de marfil confiscadas —la mayor parte del "marfil sangriento" propiedad del gobierno— y exhortaron a otros países a hacer lo mismo para combatir un comercio global de 10.000 millones de dólares que mata a decenas de miles de elefantes todos los años.

Miles de objetos de marfil acumulados durante los últimos 25 años fueron apilados para luego ser arrojados en una trituradora de roca que los hizo polvo y pequeñas astillas en el Depósito Nacional de Propiedad de Vida Silvestre al norte de Denver.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos donará los fragmentos de marfil triturado a un museo aún por determinar para su posterior exhibición.

"Estas piezas de marfil cubrieron la demanda. Necesitamos acabar con las existencias de marfil en todo el mundo", dijo el director de la agencia, Dan Ashe. Agregó que mantener las existencias intactas puede satisfacer la demanda del consumidor de artículos de procedencia ilegal obtenidas de la matanza de elefantes.

Antes de la destrucción, funcionarios del Servicio mostraron miles de colmillos, estatuas, vasijas ceremoniales, máscaras y ornamentos de marfil a destruir, una colección que dicen implicó la muerte de más de 2.000 elefantes adultos.

Los artículos fueron decomisados a traficantes, comerciantes y turistas en puertos de entrada a Estados Unidos una vez que una prohibición mundial del comercio de marfil entró en vigor en 1989.

El secretario de Estado John Kerry anunció el miércoles una recompensa de un millón de dólares por información que lleve al desmantelamiento de la organización delictiva conocida como la Red Xaysavang, con sede en Laos, que Kerry dijo caza elefantes para extraerles marfil.

Ese grupo y otros cazan furtivamente para financiar el tráfico de drogas, armas de fuego y personas, señaló el Departamento de Estado en un comunicado.

La Fundación Born Free, con sede en Gran Bretaña, calcula que los cazadores furtivos mataron 32.000 elefantes el año pasado y señala el marfil se vende en el mercado negro a unos 1.300 dólares por libra.

La mayoría de los elefantes fueron abatidos en Africa, donde quedan apenas 300.000. Se calcula que hay 50.000 elefantes asiáticos desde la India hasta Vietnam.

El marfil destruido no incluyó artículos importados o adquiridos legalmente antes de la prohibición de 1989.