20 de febrero de 2013 / 03:12 p.m.

Elaborar un mapa completo del cerebro humano es el nuevo proyecto que desarrollaran científicos de Estados Unidos en colaboración con el Pentágono, agencias federales y el sector privado, con el objetivo de entender su compleja actividad para ayudar al desarrollo de la tecnología y así combatir enfermedades como Alzheimer y autismo.

El estudio de las complejas estructuras neurales del cerebro podría combinar herramientas tradicionales, entre ellas la imagen de resonancia magnética con tecnologías novedosas como los nanosensores y las sondas inalámbricas de fibra óptica implantadas en el cerebro, o células modificadas genéticamente que puedan conectarse con células del cerebro para registrar su actividad.

Sin embargo, el proyecto anunciado por el presidente estadunidense, Barack Obama, generó una serie de reacciones; el diario The New York Times describió, en su portada del lunes, que el plan de Obama para realizar un mapa de la actividad cerebral, que el gobierno podría dar a conocer en marzo, requerirá una inversión de al menos 3 mil millones de dólares.

Científicos consultados por el Times indicaron que el proyecto podría contribuir al desarrollo de tecnología para entender enfermedades como Alzheimer, Parkinson, esquizofrenia y autismo.

"“Cada dólar que invertimos para elaborar el mapa del genoma humano redituó 140 dólares a nuestra economía”", afirmó Obama en su discurso sobre el Estado de la Unión, el pasado 12 de febrero.

“"Hoy nuestros científicos elaboran el mapa del cerebro humano para encontrar las respuestas al Alzheimer"”, añadió el Presidente, quien insistió en que "“no es el momento de destripar esas inversiones en la ciencia yla innovación que crean empleos"”.

El gobierno de Estados Unidos invirtió 3 mil 800 millones de dólares en el Proyecto del Genoma Humano a lo largo de 13 años, y algunos analistas calculan que sus resultados generaron alrededor de 796 mil millones de dólares en actividad económica.

Se espera que el gobierno de Obama dé más información sobre su plan para crear un mapa completo del cerebro cuando, en marzo, envíe al Congreso su propuesta de presupuesto para el periodo fiscal 2013, que comienza el 1 de octubre.

“"La exploración de cómo funciona el cerebro es la última gran frontera”, dijo Story Landis, director del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos e Infarto. “Éste es el momento: hay oportunidades maravillosas para empujar la frontera de las ciencias cerebrales”".

George Church, biólogo molecular de la Universidad de Harvard y uno de los creadores del proyecto Mapa de la Actividad Cerebral, apuntó que "“después del proyecto del genoma pudimos reducir un millón de veces el costo de la secuencia de genes"”.

Las críticas

Pero en tiempos en los que los científicos encaran, al igual que todo Estados Unidos, la necesidad de cortar los gastos, algunos expertos opinan que no es el momento de desviar fondos para “megaproyectos” que quiten recursos a iniciativas más individuales y variadas.

"“Alguien tendría que explicarle al Congreso por qué es tan importante la investigación básica en lugar de coquetear con los legisladores ofreciéndoles bazofia científica en grande”, escribió en su blog el biólogo Michael Eisen, de la Universidad de California (UC).

"“Una cosa es que se asignen fondos para la neurociencia”, añadió.""Otra cosa es que tengamos un proyecto centralizado de diez años para ‘resolver el cerebro’”.

Ralph Greenspan, director del Instituto Kavli para Cerebro y Mente en la UC, apuntó que “el plan de mapa cerebral es diferente del plan del genoma en el sentido de que la cuestión es mucho más intrincada.

"“Fue muy fácil definir cuál era la meta del proyecto del genoma humano”", comentó. ""En este caso tenemos una cuestión más difícil y fascinante: ¿cuáles son los patrones de actividad en todo el cerebro y, en última instancia, cómo es que tienen un efecto?”"

El cerebro humano, compuesto por unos 100 mil millones de neuronas que responden a estímulos eléctricos y por áreas de actividad consciente e inconsciente, tiene un sistema de complejidad tal que los científicos no han podido registrar más que la actividad de unas pocas neuronas a la vez.

Además de las nuevas nanotecnologías, el plan movilizará la enorme capacidad de procesamiento, análisis y combinación de datos en las computadoras. Entre los participantes de la planificación se cuentan firmas como Google, Microsoft y Qualcomm, indicó el Times.

EFE