24 de enero de 2013 / 04:54 p.m.

 Algunos restaurantes han comenzado a prohibir a los clientes de tomar fotos de su comida, según afirman medios estadunidenses, citando a varios chefs de Nueva York.

Si otros restaurantes siguen la tendencia, podría desaparecer la "foodstagramming", una práctica popular de comensales que consiste en tomar fotos a sus alimentos para postearlas en Instagram y así compartirlos en línea.

Las políticas en torno a la fotografía de alimentos varían de un restaurante a otro, que van desde las restricciones sobre el uso de flash hasta una prohibición total.

""Algunas personas son arrogantes al respecto, no entienden por qué; pero le explicamos que queremos que las personas disfruten de su comida. Ellos pagan mucho dinero por los platillos y esta práctica se hizo ya una distracción para usuarios y hasta para el cocinero"", dijo Moe Issa, dueña de un restaurante en Brooklyn Fare.

Si bien no todos los que retrata su comida usan Instagram, el servicio para compartir fotos ahora tiene 90 millones de usuarios activos mensuales y el “foodstagramming” se ha vuelto muy a la moda.

Con información de Mashable