26 de febrero de 2015 / 01:12 p.m.

 

MONTERREY.- Debido a dos impugnaciones en las elecciones celebradas el pasado 8 de febrero el registro completo de diputados locales del Partido Acción Nacional se encuentra pendiente en Nuevo León.

Se trata de dos ex colaboradoras de la precandidata a la Gubernatura y alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes.

La ex secretaria de Desarrollo Humano y Social, Elizabeth Rosas, y la ex síndico Irasema Arriaga, impusieron recursos de impugnación el pasado 12 de febrero, que no han sido resueltos por la comisión jurisdiccional de Acción Nacional.

En el caso de Elizabeth Rosas, quien perdió la candidatura del Distrito VII local contra Karina Barrón, señala que durante el proceso de elección se descubrieron 25 votos de personas que no estaban en la lista nominal. Además de una serie de cambios en una de las Mesas Electorales en la que no se completaron los funcionarios hacia las 10 horas, misma que fue continuamente presionada por el representante de su contrincante, Ricardo Lavín Salazar, quien: "Se la pasó presionando a la presidenta hasta hacerla llorar hasta que se retiró".

Asimismo se presentó un escrito de queja, firmado por Edilberto Ramírez Zavala, en el que se destaca lo siguiente:

"La señora Aurora Ramírez representante de la aspirante Karina Barrón durante la realización de la votación estuvo interactuando con el material electoral, también hablando en la fila con votantes de diferentes edades y entorpeciendo en el trabajo de la mesa 21, en el entendido de que atienda a los votantes y les dan ubicaciones de donde votar, son actitudes repetidas y estuvo intimidando con fotos a personas del equipo de Elizabeth Rosas".

Asimismo hay un acta notariada en la que otro militante denuncia la compra de votos por parte de Ricardo Lavín Salazar, a quien se acusa de entregar mil 500 pesos por el apoyo a su representada.

Por su parte, Irasema Arriaga Belmont, señala que el día de la elección se presentó una intensa movilización de militantes a las casillas, es decir, acarreo.

Además denuncia que no se le entregó un listado nominal completo de los militantes con derecho a voto.

Entre otras quejas, sobre su contrincante Mirna Grimaldo indica que: "Fue evidente la intervención y presión por parte de la otrora precandidata a los militantes presentes en la casilla, siendo que únicamente tenían que votar y retirarse".

Señala también que no se le permitió la apertura del paquete electoral para un recuento de votos.

FOTO: Archivo

DANIELA MENDOZA / MILENIO DIGITAL