20 de abril de 2013 / 09:25 p.m.

Tlaxcala • Durante abril, el Museo de la Memoria exhibe en "La Vitrina del Mes" documentos sobre las acciones que emprendió el tlaxcalteca Domingo Arenas Pérez para sumarse a la lucha del revolucionario Emiliano Zapata Salazar.

Las personas interesadas en este tema pueden conocer de cerca estos escritos en la sede del Museo, que se sitúa en avenida Independencia número tres, en la ciudad de Tlaxcala, con horarios de 10:00 a 15:00 horas, de martes a domingo y la entrada es gratuita.

En esta exposición se revela que, a través de un manifiesto, el originario del municipio de Zacatelco llamó a los habitantes de Tlaxcala a sumarse a la causa del pueblo, con el fin de combatir a las fuerzas constitucionalistas dirigidas por Venustiano Carranza.

Los escritos confirman que el tlaxcalteca no estaba de acuerdo con que Carranza cometiera una veintena de atropellos en diferentes poblaciones del Estado, por lo que respaldó el Plan de Ayala decretado por el Jefe del Ejército Libertador del Sur, Emiliano Zapata, a fin de lograr el sueño agrarista: devolver las tierras a los campesinos.

En agosto de 1914 inicia la ocupación militar de la ciudad de Tlaxcala por parte de las fuerzas constitucionalistas en las que combatía el general Domingo Arenas, que termina la guerra contra el usurpador Victoriano Huerta.

No obstante, en noviembre del mismo año, sobreviene la ruptura entre el general Arenas con el jefe supremo del levantamiento armado de Venustiano Carranza.

Desilusionado por el movimiento constitucionalista, ya que Carranza solo proponía pequeñas dotaciones de tierras a las comunidades de los pueblos y prohibía la acción autónoma de los campesinos para ocupar tierras de los hacendados, Arenas tomó la decisión de sublevarse contra Venustiano Carranza.

De esta manera, se efectúa una alianza con el movimiento de Emiliano Zapata, ya que a través del Plan de Ayala prometía la restitución completa e inmediata de pequeñas propiedades de tierras para las comunidades.

Con ello, las fuerzas armadas comandadas por Domingo Arenas marcaron abiertamente su anexión al zapatismo. El cuartelazo ocurrió el día 12 de noviembre de 1914 en la capital del estado.

Cuando la gente escuchó el ruido de los cascos de los caballos y los gritos de ¡Viva Zapata! y ¡Muera Carranza!, había estallado la rebelión agrarista. En los inicios del año de 1915, el general Arenas efectuó un ataque formal a Tlaxcala y Chiautempan, donde sostuvo su primer encuentro con tropas constitucionalistas, encabezadas por el general Máximo Rojas.

Su alianza con Zapata duraría dos años, lo que provocó un gran movimiento armado en la zona de los volcanes, además de la restitución de tierras para los campesinos que estaban en poder de los hacendados.

Con estos escritos, el Museo de la Memoria espera la visita de propios y extraños para que conozcan más de la historia de México, en la que Tlaxcala tiene una destacada participación.

REDACCIÓN