6 de junio de 2013 / 09:47 p.m.

Londres • El arte contemporáneo latinoamericano mezcla en Londres sus raíces culturales con la tecnología más futurista en la tercera edición londinense de la Feria Pinta, que da comienzo hoy con la presencia de más de 60 galerías.

Durante tres días, la capital británica agrupa las propuestas más innovadoras en la pintura y escultura latinoamericanas en una cita que se ha convertido en un escaparate inmejorable para explicar en español los entresijos del arte contemporáneo.

"Esta feria hace énfasis en lo latinoamericano, eso es algo que no ves en otro certamen. Además, en Londres hay una presencia muy fresca, muy joven, y el espíritu jovial es necesario para entender nuestro tiempo", dijo a Efe el poeta venezolano Yucef Merhi.

Merhi, que reside en Nueva York, es uno de los tres artistas que participan en el proyecto másinnovador de esta edición, el ART Numérique, que expone obras cuya temática es la tecnología, una especialidad "única" que se ha desarrollado en Latinoamérica durante los últimos 50 años, según la organización.

La experimentación con la tecnología ha llevado a Merhi a reflejar las raíces políticas y culturales de los últimos años en su país con un mural bautizado como "Máxima Seguridad", donde pueden verse, como si de un "collage" se tratara, los correos electrónicos que el expresidente venezolano Hugo Chávez recibió en cinco años.

"Es el resultado de un proceso de interceptación y visualización de la información que enviaron personas anónimas, dignatarios y otros altos cargos al presidente entre 1998 y 2003", explicó el artista.

Su trabajo es el mejor ejemplo de la evolución que este arte contemporáneo futurista vivió en Latinoamérica, donde el interés por la seguridad en la transmisión de datos se desarrolló años antes de que explotara el mediático WikiLeaks, recordó Merhi.

Junto a él, decenas de artistas recorren el amplio espacio que Pinta ofrece este año en el enorme centro Earls Court y que ha sido ocupado por más de 60 galerías de Europa y América.

La organización destaca el incremento de arte español con el ejemplo de nuevas incorporaciones, como las salas Nieves Fernández o Espacio Mínimo, que presentan los trabajos de Jordi Alcaraz y Juan Luis Moraza, respectivamente.

Pinta también recibe atención de diplomáticos, como la embajadora de Argentina, Alicia Castro, que mimó a los representantes de su país en la feria con una recepción en la que alabó su capacidad de mostrar "la variedad y pluralidad" nacionales.

En el recinto de la feria conviven obras plásticas con esculturas y cuadros que juegan con lo tridimensional, que cobra especial protagonismo en una cita en la que los artistas se centran en jugar con la mente del visitante a través de engañosos efectos visuales.

Muchas de estas obras eligen fotografías que potencian la vertiente más tradicional de cada país, como retratos de poblaciones indígenas, para mostrar el contraste que las regiones latinoamericanas han vivido como consecuencia de una globalización desigual.

Este recorrido se ve especialmente reflejado en las creaciones artísticas que abordan el caso de Brasil, donde pueden verse, desde la cima de un poblado de favelas, los impresionantes rascacielos que rodean la playa de Copacabana.

Como respuesta británica a este despliegue, Pinta acoge en su programa distintos actos promovidos por reconocidos museos de Londres como la Tate, el Barbican o la galería Serpentine, centrados en el rápido crecimiento de la presencia latinoamericana.

Bajo el título "Focus Latin America" (Centrados en Latinomaérica), esos centros ofrecerán un pequeño adelanto de algunas exposiciones que garantizarán que la presencia de artistas latinoamericanos sea cotidiana en la escena artística del Reino Unido.

— EFE