22 de enero de 2015 / 09:56 p.m.

Monterrey.- A unos días de la muerte del líder de la (Confederación Regional Obrera y Campesina) CROC, Agustín Serna Servín, un grupo de agremiados que dice contar con el apoyo del 90 por ciento de los líderes croquistas y de la dirigencia nacional del sindicato, anunció que se realizará una auditoría al organismo en Nuevo León tras la presentación de denuncias por fraude hasta por 50 millones de pesos.

Asimismo exigieron elecciones democráticas para nombrar a un nuevo líder y retirar de la familia Serna la dirigencia estatal, la cual han ocupado desde hace décadas.

En rueda de prensa, en un hotel en el centro de la ciudad, Raúl Carlos Valle, secretario general de la CROC en Monterrey, y Jorge Gloria Ovalle, secretario general adjunto estatal, dieron a conocer que ayer miércoles sostuvieron una reunión con el dirigente nacional y senador de la República, Isaías González Cuevas.

Según informaron, la dirigencia nacional les dio el apoyo para fungir como una contraloría y les había informado sobre una auditoría que se realizará a la CROC estatal en las próximas semanas, lo cual será confirmado la semana entrante cuando González Cuevas visite la entidad.

Informaron que ya han comenzado a presentar denuncias en contra de la familia Serna, sobre todo contra el diputado local y actual dirigente, César Serna de León, por un fraude a 700 personas a quienes presuntamente se les prometió placas y concesiones para taxis a cambio de fuertes sumas de dinero, que en total dan una cifra de 18 millones de pesos, pero que dichas placas nunca fueron entregadas.

Hubo otras personas que entregaron terrenos en la colonia San Mateo a cambio de las concesiones y aunque no recibieron éstas, los terrenos fueron vendidos por la familia Serna.

Incluso denunciaron que la dirigencia vendió patrimonio de la CROC, tal es el caso de edificios en San Nicolás, García y Escobedo, así como el inmueble ubicado en la calle Modesto Arreola, el cual albergó inicialmente el organismo sindical tras su creación, sin que se haya informado a líderes de la central obrera quienes hasta el momento ignoran qué sucedió con el dinero.

En total las irregularidades suman más de 50 millones de pesos.

Raúl Carlos Valle dio a conocer también que existe preocupación porque los fondos de ahorro de los agremiados se encuentran en riesgo, ya que descubrieron que la sociedad financiera que los maneja ni siquiera es reconocida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por lo que temen que se repita en Nuevo León un caso como el de Ficrea.

La nueva organización interna de la CROC exigió elecciones democráticas para nombrar a un nuevo líder del organismo sindical y rechazaron a la actual dirigencia al señalar "que no se trata de una herencia".

Finalmente la organización que dijo contar con el 90 por ciento de los líderes sindicales, que representan a cerca de cuatro mil personas, entre taxistas y empleados de rutas de camiones, señaló que tienen siete meses de existencia y que si bien se había respetado la figura de Agustín Serna y el luto por su muerte, los hechos ocurridos ayer en la CROC donde Osvaldo Serna presuntamente sacó de una asamblea a algunos agremiados amenazándolos con arma de fuego, fue "la gota que derramó el vaso".

FOTO Y TEXTO: REYNALDO OCHOA