23 de febrero de 2014 / 05:22 p.m.

El esquiador de fondo austríaco Johannes Duerr fue expulsado de los Juegos de Sochi tras dar positivo por EPO, la sustancia que ayuda a aumentar la resistencia.

Se trata del quinto caso de dopaje —y el más serio— hasta ahora en los Juegos Olímpicos.

"Es un día aciago para nosotros", declaró el presidente del Comité Olímpico de Austria, Karl Stoss, en una rueda de prensa en el último día de las justas invernales.

Duerr quedó octavo en el skiatlón masculino, el 9 de febrero. Fue sometido a un control siete días después en Austria, donde había regresado para entrenar. Regresó a Sochi y tenía previsto competir en los 50 kilómetros el domingo, última prueba del esquí de fondo.

Stoss dijo que Duerr se había sometido 14 veces antes de esta temporada, dando siempre negativo. Añadió que la acreditación del esquiador fue revocada y enviado de vuelta a Austria.

En el aeropuerto de Sochi, Duerr se expresó arrepentido. "Sólo puedo pedirle disculpas a todos", dijo a la televisión austríaca.

"Tanta gente que ha hecho tanto para ayudarme y ahora les he defraudado con mi estupidez", indicó.

"No tengo miedo", respondió cuando le preguntaron sobre a lo que se expone. "De cierta manera estoy aliviado que esto acabó. Esta es la peor cosa que hecho en mi vida".

El director del equipo de esquí de fondo, Markus Gandler, indicó que "el equipo está destrozado" y subrayó que se trata de un "dopaje importante".

La EPO se usa estimular los glóbulos rojos de modo de trasladar el oxígeno por los músculos.

Los otros casos se refieren a estimulantes que se detectan en suplementos alimenticios.

Ninguno de los involucrados ganó medallas en Sochi. Los otros son: el letón Vitalijs Pavlovs (hockey), la ucraniana Marina Lisogor (esquí de fondo), la alemana Evi Sachenbacher-Stehle (biatlón) y el italiano William Frullani (bobsled).

AP