24 de agosto de 2013 / 02:37 p.m.

Monterrey • En el marco de las conmemoraciones por el centenario del natalicio de Rangel Frías, una serie de charlas y conferencias se han realizado en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La visita del poeta español Juan Manuel Rodríguez Tobal obedeció a tal acción. En la semana, estuvo presente en la Capilla Alfonsina de la Universidad para dictar la charla La vigencia de los clásicos.

En entrevista con MILENIO Monterrey, el traductor y poeta autor de Dentro del aire refirió que la vigencia del pensamiento griego es más pertinente que nunca, en especial para ubicar a la sociedad del siglo XXI en su papel de humano, con sus límites y alcances.

De igual forma, Rodríguez Tobal se mostró como un "devoto" de Alfonso Reyes.

¿Es algo provocativo hablar sobre la vigencia de los clásicos en la época actual, no crees?

“Curiosamente, en la época en la que vivimos parece que hasta en el lenguaje, tenemos que ser tan políticamente correctos que nos ocultamos a nosotros mismos que sólo somos hombres y que estamos limitados; entonces, me parecía importante destacar que entre los valores de los griegos, de los que somos herederos, tenían la propia consideración de ser hombres y de una manera más natural.

La vigencia de los clásicos era hacer notar qué es lo que inevitablemente somos, qué nos viene de los griegos y en qué medida esa vigencia en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI hacemos un intento por desmarcarnos de todo lo que los griegos nos heredaron en cuanto a la condición de humanos”.

¿Cómo llevar este concepto de la condición humana, con sus limitaciones, de los griegos cuando en Facebook, por ejemplo, todos quieren ser políticamente correctos?

"Es que vivimos en una sociedad de escaparate, donde todo se envuelve en papel de regalo. Haya un buen o mal regalo, todo se envuelve, de manera que lo que se ve es el envoltorio.

En redes sociales ?y en Facebook? es cierto hay un esfuerzo desmedido de la gente por mostrar el lado amable de las cosas y no sobrepasarse. La moderación, la templanza es un valor muy griego pero ellos lo practicaban en otras cosas, cuando un griego decía ‘quiero ser moderado’, lo que buscaba era estar al pendiente de las limitaciones porque sólo eres un hombre y no una divinidad.

Hoy se vive de la apariencia, incluso intelectualmente, se dan mucho. Un artista debería mostrar su desobediencia y eso también viene de los griegos".

¿Cómo llega la figura de Raúl Rangel Frías a tu trabajo?

"A este tipo de personajes podemos considerarlos como lúcidos o adelantados, pero Rangel Frías era un personaje de acción, porque vemos que muchas veces el pensador se queda en eso, sólo en el pensamiento y luego tenemos los hombres de acción que ven poner en movimiento eso que piensan.

La figura de él me viene porque yo soy un devoto de Alfonso Reyes. Cuando entras a la lectura de Rangel Frías te das cuenta de la talla intelectual del personaje".

GUSTAVO MENDOZA LEMUS