26 de junio de 2013 / 05:37 p.m.

Después de que autoridades turcas aseguraran que la red social había aceptado su solicitud de cooperación, Facebook emitió un comunicado donde descartó haber facilitado al gobierno de este país los datos de los usuarios que, mediante esta vía, convocaron a la participación en las protestas.

Luego de que el viceprimer ministro turco, Bekir Bozdag, defendió la necesidad de conocer la identidad de las cuentas en las redes sociales, asegurando que no se pretende restringir su uso, sino regularlo para prevenir las cuentas falsas, Facebook respondió: “Los empujamos a tomar los canales legales, a menos que haya una amenaza inmediata a la vida de alguien o a un niño”, afirmaron a través de su blog.

Según Bozdag, durante las manifestaciones del parque Gezi y la plaza Taksim en Estambul, los perfiles se utilizaron para calumniar al gobierno: "Los mensajes se envían desde estas cuentas y se usan para hacer provocaciones. Existen algunas regulaciones para lograr que estos sitios sean usados de la manera correcta. Si hay alguna deficiencia en nuestro sistema penal, se revisará bajo el principio disuasorio", explicó.

Facebook expresó una gran preocupación por este tipo de propuestas legislativas que podrían pretender exigir a las empresas de Internet la proporción de información al gobierno turco e informó que así lo expresarán durante la reunión que sostendrán esta semana en Sillicon Valley con representantes de este país.

Sumado a esto, Twitter, que también ha jugado un importante papel en la organización de estas manifestaciones, fue el primero en rechazar dicha solicitud de colaboración con el gobierno de Turquía. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado duramente a esta red social y la calificó como una “plaga” y una herramienta de provocación.

Durante las manifestaciones, los activistas se comunicaban a través de Twitter y Facebook, subiendo fotos y actualizaciones de la situación en tiempo real, aún cuando los medios de comunicación dieron poca cobertura a los eventos.

Sin detallar cuándo se harán efectivas estas medidas, Bozdag las justificó al asegurar que a través de internet se expresaron mentiras y difamaciones.""Esto es un delito, no importa si se hace a través de Facebook, Twitter, otras webs o canales de televisión"", afirmó.

 — ANA ESPINOSA