14 de enero de 2014 / 04:10 p.m.

El crack colombiano Radamel Falcao escogió ganar mucho dinero, "le vendió el alma al magnate ruso Dymitry Rybolovlev, dueño del equipo AS Monaco, en Francia", pero juega triste, advierte la prensa colombiana.

"Hoy, a pesar del billetal que se embolsa Radamel, se le nota una cara de infelicidad absoluta en el campo", sostuvo el cronista del diario "El Espectador", Iván Mejía Álvarez, ante las crecientes versiones sobre la salida del jugador tras el Mundial de Brasil 2014.

Insistió que "no siempre las cosas buenas pasan por el dinero" y que el mejor goleador de área chica a nivel mundial, "juega triste, esa pelota no le llega nunca limpia, ya no sale en los titulares de los periódicos y ya no lo mencionan como candidato a ningún Balón y ninguna Bota".

Recordó que la prensa deportiva de Europa y América Latina advierten que "El Tigre Falcao busca nuevas alternativas, irse al Real Madrid o al Chelsea, y que cualquiera entiende que el futuro del samario no pasa por continuar en Mónaco".

Dijo que pese a ser uno de los 10 mejores sueldos del mundo, en el Mónaco "se encontró con Claudio Ranieri, un técnico italiano al que no le gusta que el futbol fluya, ajeno al toque y las sociedades, un señor que ha montado una escuadra fea, que juega mal, sin gusto por la pelota.

"Este Mónaco, a pesar de tener buenos futbolistas, juega mal, es un equipo arto de ver, que tira pelotazos, pega y pega, lucha y corre, pero no tiene chispa, talento o fantasía", subrayó el cronista colombiano.

NOTIMEX