REDACCIÓN
12 de septiembre de 2014 / 06:09 p.m.

Una familia de osos “visitó” un campo de golf, al parecer en busca de comida y mientras ellos estaban ocupados uno de los cachorros encontró un simpático entretenimiento.

Una vez que se aburrió de dar vueltas se robó la pelota que estaba a unos metros. El animal se marchó pero quedó uno de sus hermanos posado sobre el césped.