28 de enero de 2014 / 04:58 a.m.

La familia del fallecido astro de la NFL Junior Seau prevé objetar una propuesta de arreglo por 765 millones de dólares para dejar atrás las demandas de numerosos jugadores por el tema de las conmociones cerebrales.

Los familiares consideran que el fondo para ayudarlos no cubrirá las denuncias por muertes derivadas de imprudencia, que presentaron varios deudos.

Aunque las demandas de los jugadores acusaron a la NFL de ocultar los riesgos de las conmociones cerebrales, de los que habría tenido conocimiento, no se culparía a la liga como parte del acuerdo, ni se le obligaría a pagar una indemnización por el dolor y sufrimiento que sus decisiones causaron, dijeron los familiares de Seau.

"Los hijos del señor Seau tienen sus propios reclamos por la muerte que la imprudencia de la NFL causó. Sus hijos no están demandando por el dolor y el sufrimiento de su padre, sino por el propio", escribió el abogado Steven M. Strauss en un documento presentado el viernes ante la corte, donde se infiere la intención de la familia, de buscar una demanda individual.

Otros potenciales críticos al arreglo alcanzado por los abogados de los jugadores y la liga comienzan a surgir. Y la jueza que atiende el caso ha expresado dudas sobre si el monto de la compensación resulta suficiente.

Unos 50 abogados de los demandantes se reunieron en Nueva York la semana pasada para conocer más información sobre el arreglo. Pero los datos presentados por los abogados principales en el caso dejaron descontentas a algunas partes.

"Éste podría ser un gran acuerdo, un acuerdo tremendo, pero no lo sé", dijo Thomas A. Demetrio, abogado de Chicago, que representa a 10 jugadores, incluida la familia del fallecido Dave Duerson, cuatro veces electo al Pro Bowl, que jugó la mayor parte de su carrera con los Bears.

Duerson se mató de un tiro en el pecho, con lo que dejó intacto su cerebro para la autopsia. Al igual que a Seau, se le diagnosticó la encefalopatía traumática crónica.

Graduado con honores de la Universidad de Notre Dame, de la que era también fiduciario, Duerson tenía 50 años cuando murió, lo que incidiría en la indemnización que se entregaría a su familia.

"Sus herederos recibirán 2,2 millones de dólares. No es algo adecuado", consideró Demetrio.

La jueza federal de distrito Anita Brody, quien debe analizar el acuerdo, quiere también más detalles actuariales que los presentados con los documentos hasta ahora. El mes pasado, rechazó el plan en forma preliminar, al preguntar si 765 millones de dólares bastarían para financiar unos 20.000 reclamos presentados durante 65 años, como se prometió.

Los arquitectos del plan argumentan que los jugadores podrían quedarse con las manos vacías si las demandas se desechan en el tribunal. La NFL había argumentado que los reclamos debían atenderse en un recurso de arbitraje. Los jubilados tendrían también que demostrar que sus lesiones se derivaron de las conmociones cerebrales sufridas en partidos.

"La comunidad de jugadores retirados ha dado un apoyo arrollador a este acuerdo, y estamos ansiosos por completarlo pronto, de modo que puedan seguir aprovechando sus beneficios", dijeron los abogados principales Christopher Seeger y Sol Weiss el lunes, en un comunicado donde reconocieron el trabajo de otros letrados en el caso.

AP