15 de abril de 2014 / 09:31 p.m.

 El arquero de Atlas reconoció sentir dolor por el descenso que ha sufrido Atlante, cuadro que le dio la oportunidad de jugar en Primera División.

 

Con la alegría de haber salvado la categoría, pero con la tristeza de ver a su ex hundido, así vive en estos momentos Federico Vilar. El arquero de Atlas reconoció sentir dolor por el descenso que ha sufrido Atlante, cuadro que le dio la oportunidad de jugar en Primera División.

"La verdad es un dolor muy grande, no hablaré mucho del tema, simplemente reconocer el cariño y afecto que tengo hacia el Atlante, hacia toda la institución, porque viví muchos años y tengo muchos amigos ahí, amigos verdaderos, entonces fue un año difícil desde lo sentimental del cual traté de aislarme para enfocarme en el aspecto profesional"

Y tras conseguir el principal objetivo de la permanencia en primera división, Vilar, no pierde las esperanzas de clasificar a la Liguilla aunque eso implique tener que ganar los últimos dos duelos del campeonato ante Toluca y Tigres y tener que esperar otros resultados.

"Después de este año, de un torneo tan duro y tan difícil donde la presión ha sido grande, el haber cumplido el primer objetivo nos tiene felices a todos, por supuesto que los ánimos son otros cuando consumas uno de los objetivos, pero intentaremos por todos los medios al triunfo al fin de semana para mantenernos con vida de cara a una posible clasificación, que está difícil pero no es imposible.

"Hablar de merecimientos es difícil en una liga tan pareja, nosotros tenemos claro cuál era el camino a seguir y ahora vemos una pequeña posibilidad que nos aferraremos a ella para conseguirla más allá de los merecimientos".

RIGOBERTO JUÁREZ