23 de septiembre de 2014 / 02:45 p.m.

La relación entre el piloto asturiano Fernando Alonso y Ferrari se deteriora a pasos agigantados hasta el punto de que su continuidad en la escudería italiana está más que nunca en el aire. Incluso algunos medios, como ayer publicó La Gazzetta dello Sport, aseguran que el asturiano había pedido su salida de Ferrari y como consecuencia que la escudería da por hecho que Alonso se irá por no aceptar lo que considera "condiciones inaceptables", aunque no se precisaba ninguna de ellas, y pese a que tiene contrato en vigor.

La marcha de Luca de Montezemolo, presidente de Ferrari, no ha calmado las aguas en un equipo que lleva desde 2007 sin ganar el título de pilotos y que por lo visto en las dos últimas temporadas está muy lejos de repetir éxito.

La tensión entre las dos partes aumentó la pasada semana con unas declaraciones de Fernando Alonso. "Cada jueves tengo que apagar los fuegos que vienen desde Italia. Me esfuerzo por tener buen ambiente y por hacer grupo y lo que me encuentro son filtraciones. A ver qué pasa el día que filtre yo", aseguró Alonso antes del GP de Singapur, cansado de las constantes críticas de los medios italianos y dando a entender que esas filtraciones vienen de la propia Ferrari.

Tras el Gran Premio disputado el pasado domingo, se le preguntó directamente a Marco Mattiacci, director deportivo de Ferrari, por el futuro del asturiano, si Fernando Alonso seguiría en Ferrari en 2015 y la respuesta no hizo más que aumentar las especulaciones. "Por el momento, sí. Se me pregunta muchas veces. Alons tiene contrato con nosotros hasta finales de 2016, y ahora estamos en negociaciones con él", aseguró.

Si antes del GP de Singapur se filtraba su posible pase a Red Bull en un trueque con Vettel, tras la carrera se afirmaba ya que Alonso ha comunicado a Ferrari su intención de marcharse, siendo su posible destino la escudería McLaren-Honda, aunque esta lo ha desmentido.

Las declaraciones oficiales de Mattiacci son que ambas partes están en conversaciones, pero lo que empieza a trascender son los motivos que les separan. En principio, parece que Ferrari le ofreció la renovación a Alonso hasta 2019, pero Alonso habría pedido una serie de garantías técnicas y deportivas para el próximo año que en Ferrari no están en condiciones de asegurar, de ahí que la negativa del asturiano a renovar su compromiso se interprete en algunos medios como un deseo de marcharse de la escudería.

Lo que parece claro es que Fernando Alonso parece que empieza a cansarse de una situación que no esperaba cuando llegó a Ferrari. Después de cinco años sin conquistar el título, este año el rendimiento de su monoplaza ha sido incluso peor que temporada anteriores y a falta de cinco pruebas el asturiano está a 108 puntos de Hamilton, líder del Mundial.

Fernando Alonso, dos veces campeón del mundo, es el quinto piloto con mayor número de victorias en la historia de la Fórmula 1 con 32 grandes premios ganados, y el tercer piloto con más podios, con 97.

AGENCIAS