9 de marzo de 2013 / 03:01 a.m.

A poco tiempo de que inicie la Fórmula 1. Los análisis de los entrenamientos auguran igualdad en las primeras carreras y toda la afición española señala a Ferrari como favorito. Declara con optimismo Stefano Domenicali.

Para el jefe de equipo, el objetivo en el arranque del campeonato es situarse entre los tres primeros: "Un podio en Australia sería una buena base sobre la que construir los éxitos que necesitamos". Y también va más allá pronosticando que los coches rojos pelearán por el título: "Haciendo un análisis centrado sólo en nosotros, a menos que alguien haya hecho un trabajo extraordinario, estoy convencido de que Ferrari será capaz de estar en la batalla hasta el final del Mundial".

Las buenas actuaciones de Ferrari se fundamentan en que tienen un proyecto, saben lo que deben hacer y tienen la intención de llevarlo a la práctica, algo tan básico pero que ahora parece una novedad en la Scuderia.

Redacción