23 de junio de 2014 / 04:50 p.m.

El español David Ferrer, séptimo cabeza de serie en Wimbledon, se impuso hoy en el primer partido del torneo a su compatriota Pablo Carreño, 60 de la ATP, por 6-0, 6-7(3), 6-1 y 6-1, en dos horas y 23 minutos.

El alicantino se medirá en la segunda ronda con el ganador del duelo entre el ruso Andrey Kuznetsov, 118 de la ATP, y el británico Daniel Evans, 143 del ránking, que se miden esta tarde en la pista dos el All England Club.

Dos españoles se enfrentaban por primera vez en una primera ronda de Wimbledon desde que Nicolás Almagro -este año ausente por lesión- derrotó a Marcel Granollers en el primer partido de 2008.

Este era el séptimo duelo español en el primer partido del Grand Slam sobre hierba y el décimo séptimo en toda la historia de Wimbledon, donde Ferrer ya le ganó a su compatriota Roberto Bautista el año pasado en segunda ronda.

La víctima del alicantino fue en esta ocasión Carreño, que sumó tres saques directos en el primer parcial, por ninguno Ferrer, que sin embargo tardó poco más de un cuarto de hora en apabullar al asturiano con un 6-0.

Carreño perdió nueve juegos consecutivos y solo logró imponer su servicio, in extremis, en el décimo.

El asturiano, de 22 años y afincado en Barcelona, superó en el segundo parcial el miedo escénico a la pista 3 del All England Club y puso contra las cuerdas a Ferrer, que cedió en el desempate tras un set de una hora.

Su amplia experiencia le sirvió al alicantino para devolver el golpe en el tercero (6-1), pero no para frenar el empuje con el que abrió el cuarto parcial Carreño, que se impuso al resto a la séptima bola de ruptura en un agotador primer juego de 16 minutos.

Con todo, Ferrer, visiblemente enfadado por una decisión del juez de silla -"Tu trabajo es fácil", le espetó al árbitro británico Richard Haigh por una bola que marcó a favor de su rival-, recobró el mando del partido en el cuarto parcial.

El esfuerzo le pasó factura al gijonés, que requirió atención médica para su hombro izquierdo y terminó cediendo el set definitivo del partido.

Ferrer, que no ha perdido en una primera ronda de Wimbledon desde 2005 (tropezó entonces ante Guillermo García-López), se presenta a sus 32 años en el All England Club por décimo segunda ocasión, dispuesto a superar su mejor resultado hasta ahora, los cuartos de final que alcanzó en 2012 y 2013.

El alicantino llega a Londres sin haber podido disputar un torneo preparatorio sobre hierba antes de Wimbledon, ya que tuvo que renunciar a s-Hertogenbosch (donde ganó en 2008 y 2012) por problemas estomacales.

Ferrer tampoco hizo ninguna transición desde la tierra en 2011, un año en el que alcanzó la cuarta ronda en el All England Club.

Esta temporada, el español, finalista en París en 2013, se ha quedado en los cuartos de final tanto en Australia como en Roland Garros.

AGENCIAS