31 de agosto de 2014 / 03:50 a.m.

El León arrancó la primera parte recordando su estilo: ataque y vehemencia, pero se descompuso con la expulsión de Nacho González y las lesiones de Iván Pineda y William Yarborugh.

Mientas que el Pachuca capitalizó dos buenos disparos por conducto de Hirving Lozano para poner una ventaja que no perdería.

Mauro Boselli que regresó a la titularidad luego de que saliera a la banca en el duelo ante Leones Negros le dio la bienvenida al partido con el primer disparo a gol cuando ni siquiera se había cumplido el primer minuto de juego. Óscar el Conejo Pérez salió valiente a defender su portería desde el área chica y mandar a tiro de esquina.

A pesar de que el León logró tener contraladas las acciones y generar un par de oportunidades de cara al marco del Pachuca fueron los visitantes los que abrieron el marcador.

Con 21 minutos de juego los Tuzos encontraron con un potente disparo de media distancia de Hirving Lozano el camino para sacudirse la presión del León y poner el primer tanto del partido.

El gol le quitó más que la paridad en el marcador al León, en esa jugada quedó lesionado Iván Pineda y en el festejo de la anotación de los tuzos se hicieron a las manos condicionando a Nacho González quien minutos más tarde saldría expulsado por una segunda tarjeta de amonestación.

Los verdes intentaron responder de inmediato pero se vieron rebasados por los tuzos quienes manejaron mejor la pelota.

La fiera perdió el esférico pero por encima de eso perdió la calma y se enfrascó en duelos verbales y empellones con el rival.

En la primer pelota que pudo tomar con peligro Alustiza logró quitarse la marca de Nacho González quien sólo atino a frenarlo con una falta flagrante. La segunda amonestación para el central esmeralda y el León se quedó con diez.

La expulsión de Nacho obligó a la respuesta de Matosas que sacó a Sabah para que ingresara Marcos Caicedo. No pasó ni un minuto cuando desde su propio campo Aquivaldo Mosquera mandó un pelotazo buscando al frente a Hirving Lozano que le ganó en la marca al Chema Cárdenas.

Lozano entró al área grande y cruzo su disparo a la derecha de Yarborugh para poner, al minuto 37, el segundo gol a favor del Pachuca.

Sin contar los dos cobros de falta que Dieter Villalpando mandó al travesaño la pelota, el Pachuca lo ganaba con relativa facilidad.

Con el marcador a favor y con el rival diezmado en número y mentalmente, los dirigidos por Enrique Meza se dedicaron a pasear la pelota y buscar con más inteligencia que con apuro el tercer tanto.

Los problemas no terminaron para el León, minutos antes de que concluyera la primera parte William Yarbrough salió lesionado, en su lugar apareció Christian Martínez.

El segundo tiempo el León regresó al campo con los diez con los que terminó el primer tiempo pero se acomodó mejor en la cancha, buscando primero el orden y después acortar la distancia en el tanteador.

Pachuca bajó las revoluciones y le mostraba la pelota al León que no se entregó en el afán de buscar el primer gol.

A tres minutos de la hora de juego, Derley desprendió de la lateral para buscar presionar a la salida de Walter Ayoví. El brasilero entro a velocidad a zona de peligro, entre Aquivaldo Mosquera y Arreola le cortar el paso pero la pelota quedó viva y en los linderos del área.

El Gullit Peña llegó al esférico y a dos tiempo definió a la izquierda del Conejo Pérez que nada pudo hacer para evitar la caída de su marco.

La anotación revitalizó al León y por el contrario le resto valor al hombre de más que tenían los Tuzos en el campo.

El esfuerzo fue multiplicado por parte de los locales y no sólo le dificultaban la salida al rival, también lo ponían en predicamentos cuando lograban cruzar el medio campo con pelota dominada.

Meza le reviró al León sacando a Alustiza y darle minutos a Ariel Nahuelpan buscando tener un nueve alto para llenarle de centros el área a los esmeraldas.

León intentó mantener la misma intensidad de ataque el Pachuca le ponía hielo al juego circulando la pelota en su propio terreno invitando a que los locales perdieran el orden.

El juego cerró con un par de oportunidades para ambos equipos, oportunidades poco claras que gozaban de mejor intención que ejecución.

Al final Pachuca se quedó también con diez hombre por la expulsión de Jorge Hernández pero el daño estaba hecho, el León no pudo revertir el marcador aunque mostró una cara distinta a la que había tenido durante toda la temporada.