24 de febrero de 2014 / 01:02 a.m.

Una fiesta total con un escenario lleno de luces, espectáculo, emociones y sobre todo lucha extrema al máximo, es lo que se vivió la noche del sábado en el auditorio Cumbres, quien fue sede de la función que presentaba como pelea estelar a José Luis el Pistolero Medrano ante Alejandro Greco Báez.

Los más de mil 500 aficionados presentes aguardaban la hora de poder ver la revancha de estos dos gladiadores que en el pasado se habían enfrentado y en donde el Pistolero se había llevado la victoria y llegaba como campeón defensor.

De forma espectacular el primero en saltar al pentágono de pelea fue Greco, oriundo de Guadalupe Nuevo León y aunque no era el favorito, cientos de aficionados aclamaban su nombre en señal de apoyo, algo que le robaba sonrisas y lo llenaban de júbilo y energía para el combate.

Pero sin quedarse atrás y superando la entrada de quien sería su oponente, el Pistolero también de Guadalupe Nuevo León apareció en escena escoltado por el grupero Leandro Ríos, quien en vivo cantaba su canción El Pesudo mientras portaba el cinturón que avalaba como campeón a Medrano mismo que buscaría refrendar.

La afición enloqueció al momento de la entrada de José Luis el Pistolero Medrano quien se sentía el favorito del público que lo apoyó más que a Greco y al final no les falló.

El comienzo del combate fue intenso, parejo y muy aguerrido, incluso Greco mostró por momentos cierta superioridad por lapsos del primer round que terminó sin contra tiempos.

Fue en el segundo lapso cuando todo terminó y con un noc out técnico, Jose Luis Medrano El Pistolero logró derrotar a Greco, quien visiblemente dañado de la nariz qu le sangraba, no pudo hacer nada para evitar su derrota ante el jubilo del auditorio cumbres que a una sola voz gritaba el apodo del campeón.

"Muy contento, fue una pelea dura pero que al final nos llevamos, quiero dedicárselo a mi familia y en especial a mi entrenador que es venezolano y quiero que sepa que estoy con su pueblo que está sufriendo pero estoy seguro pronto saldrán de esta", dijo mientras tenía como capa la bandera de Venezuela.

La sorpresa de la noche fueron las palabras del derrotado, Alejandro Báez Greco, quien anunció ante sociedad su retiro de la lucha extrema por decisión propia y proyectos personales fuera de los combates.

DIEGO MEDINA