11 de septiembre de 2013 / 05:50 p.m.

Una antigua lengua árabe hablada por unas 60 mil personas en unas remotas y difícilmente accesibles montañas del suroeste de Arabia Saudí está en peligro de desaparecer por la emigración de sus habitantes a las grandes ciudades.

Veinte tribus han mantenido vigente la lengua fifi durante siglos gracias al aislamiento en que viven en las montañas de Fifa, que se elevan unos 3 mil 350 metros sobre el nivel del mar y a las que se llega solamente a través de abruptos y estrechos senderos.

"El aislamiento ha sido la razón por la que ha permanecido esa lengua, pues esas montañas rara vez se vieron expuestas a invasiones foráneas a lo largo de la historia y sus habitantes no se mezclan con extraños y se casan solo entre ellos", indica a Efe el fotógrafo Abdalá al Fifi, nativo de esa zona.

Las actuales generaciones de habitantes locales han comenzado a emigrar a las grandes ciudades y a relacionarse con otras personas, intentando conservar en todo momento ese idioma.

Sin embargo, Abdalá alerta del riesgo de que su lengua se extinga en las próximas décadas. "Los niños la dominan, pero han comenzado a dejar de entender algunas expresiones que dicen los mayores", explica.

Recuerda que entre la gente se ha extendido la idea de que, para evitar que los enemigos conocieran el contenido de sus comunicaciones, el Ejército saudí empleó términos de esta lengua rara con los contactos que mantuvo durante la primera guerra del Golfo, que liberó a Kuwait de la ocupación iraquí en 1991.

El lingüista saudí Abdel Razaq al Qausi ya explicó en una columna periodística en 2011 que ese idioma no se escribe, sino que es oral.

Además, tiene su origen en la antigua lengua árabe Al Hameriya, que se hablaba en el reino de Hemir, que gobernó la zona del Yemen y el sur de la península Arábiga entre los años 110 a.C y 525 d.C.

"Muchos de sus vocablos son similares a las palabras del árabe moderno, pero no cuenta con bases escritas y los habitantes del resto de Arabia Saudí no lo entienden en absoluto, salvo algunas personas de tribus vecinas como la Bani Malek y la Bani Haris", destaca a Efe el traductor Sultan al Fifi.

Asimismo, Al Fifi expresa su orgullo de que los habitantes de las montañas de Fifa pronuncien poesías y bailen en bodas y fiestas populares al son de las canciones en su lengua.

El estudio de esa lengua llevó en 2008 a un investigador nativo, Mohamed al Fifi, a elaborar las bases del idioma y publicarlas en un libro, así como a escribir un diccionario árabe-fifi.

La lengua de las montañas de Fifa no es la única en peligro de desaparición en Arabia Saudí, dijo el investigador Walid al Rausa en unas declaraciones al diario árabe internacional Al Sharq al Awsat.

También corre riesgo de extinguirse la lengua hablada por unos 20 mil miembros de la tribu Al Mahra, que viven en las ciudades de Sharura y Al Jarjir en los extremos del gran desierto de Rob al Jali, que se extiende en el sur del país.

Otros idiomas similares -agrega- son Al Socotoriya y Al Shahriya, que hablan unas 50 mil y 25 mil personas, respectivamente.

Incluso hay lenguas todavía más amenazadas, como las denominadas Al Harsusiya, que dominan 600 hablantes; Al Bathariya, con unas doscientas personas; y Al Hebiutiya, con apenas unas cien.

Hasta hace unos mil 400 años los habitantes de Arabia Saudí se comunicaban en muchos dialectos pero, con la aparición del islam y el Corán, se impuso sobre todas las demás la lengua de la tribu de Quraish -a la que pertenecía el profeta Mahoma-, que es la que actualmente escriben los árabes.

— EFE