15 de mayo de 2014 / 03:32 p.m.

La final del futbol mexicano que protagonizarán León y Pachuca será un choque de ideas futbolísticas desarrolladas por los técnicos Gustavo Matosas y Enrique Meza, mismas que son bien aceptadas y hasta aplaudidas en el balompié nacional.

El uruguayo Gustavo Matosas Paidón nació el 25 de mayo de 1967 en Buenos Aires, Argentina, cuando su padre, Roberto Matosas, jugaba para el River Plate. Al terminar su contrato volvió con su familia a Montevideo, Uruguay.

Ahí creció Gustavo, y como futbolista hizo su debut en 1985 con Peñarol, hasta perfeccionarse como centrocampista para jugar en los equipos españoles Málaga, Lleida y Real Valladolid, así como en los argentinos San Lorenzo y Racing y los brasileños Sao Paulo, Atlético Paranaense y Goiás.

En 2006 hizo su debut como técnico con el Danubio, en su país, y a México llegó para dirigir al Querétaro en 2011, de donde fue despedido abruptamente en medio de varias interrogantes debido a que hacía bien su trabajo.

Llegó a la dirección técnica de León y logró esa conexión fantástica con los integrantes del plantel, que empezaron a desarrollar un futbol vistoso, vertical, ofensivo, abierto y plasmado por todos los sectores de la cancha, acompañado de una alegría y técnica individual y colectiva en el manejo del balón para conducirlo a la portería contraria.

Los Esmeraldas en la Liga de Ascenso maravillaron con diez triunfos, cuatro empates y cero derrotas, para ser campeones del Torneo Clausura 2012.

Ganaron la serie del ascenso y revolucionaron el Torneo Apertura 2012 de la Liga MX al deslumbrar con ese futbol fascinante, y por falta de experiencia quedaron eliminados en semifinales por Tijuana, que resultó campeón.

Sufrieron un bajón, vivieron situaciones difíciles jugadores y entrenador en el Clausura 2013, repuntaron en el Apertura 2013 para ser campeón al ganar al América, y en este Clausura 2014 les costó mantenerse en la liga pues se enfocaron en la Copa Libertadores de América, de la que fueron eliminados en octavos de final.

La raíz de la filosofía futbolística de Gustavo Matosas se llama Telé Santana, fallecido el 21 de abril de 2006, quien fue apodado "El maestro" por su futbol-arte, el "jogo bonito" o el futbol elegante.

"Soy 'Santanista', me dirigió Telé Santana en 1993 en Sao Paulo, y marcó mi vida como jugador. Hoy como entrenador siempre recuerdo muchas cosas que él hacía. Para mí lo más grande como entrenador fue Telé Santana, brasileño. El futbol para mí fue antes y después de Telé', definió Matosas.

En tanto, su contrincante en la final del Clausura, el mexicano Enrique Meza, representa el manejo del balón, salir con esférico controlado desde su área, incluso eso le ha generado muchos riesgos de perder, pero él se mantiene en lo mismo.

Tal vez no es un futbol tan vistoso como el de Matosas, pero procura el equilibrio con base a la posesión del balón, pasearlo por todo lo largo y ancho de la cancha, armar jugadas y tener creatividad ante el arco contrario.

A Enrique Everardo Mesa Enriquez, de 66 años, le agradan los jugadores de buen pie, de cabeza fría e inteligencia y, como portero que fue, de mucha visión de campo para pasar el balón a la ofensiva, como lo fue Antonio Naelson "Sinha", en Toluca.

Obviamente que "El Ojitos" Meza representa la experiencia en esta serie final, la madurez en el manejo de jugadores como en un tablero de ajedrez para contrarrestar al contrario y para producir a la ofensiva.

Sus 31 años de entrenador le dan esa capacidad, que convierte en un factor más para ganar esta serie a León y aumentar a cinco los títulos en su haber, siendo tres con Toluca y uno con Pachuca, además de la Copa Sudamericana y dos de la Liga de Campeones de la Concacaf, también con Tuzos.

NOTIMEX