2 de julio de 2014 / 09:04 p.m.

Oscar Pistorius no despliega el narcisismo asociado que suele tener los hombres que abusan de su pareja y que está ligado a los homicidios "desatados por la ira", indica un informe sicológico leído el miércoles en el juicio contra el atleta.

El informe se suma a las pruebas contradictorias sobre el carácter del atleta que sufrió la amputación de sus dos piernas y compitió usando prótesis, quien mató a su novia Reeva Steenkamp al dispararle a través de la puerta cerrada de un baño. La defensa trata de reforzar su alegato de que mató a la modelo de 29 años por error al confundirla con un intruso que había entrado en su casa.

La fiscalía sostiene que el atleta paralímpico, que también participó en los Juegos Olímpicos de Londres, es un egoísta celoso que disparó a su novia luego de una discusión.

El doctor Jonathan Scholtz, un sicólogo clínico, no encontró pruebas de que Pistorius tuviera historial de "violencia explosiva o agresividad anormal", pero llegó a la conclusión de que tiene sentimientos de inseguridad y vulnerabilidad, especialmente cuando no lleva puestas sus prótesis, señaló su abogado Barry Roux.

El defensor leyó extractos del informe sicológico que forma parte de una evaluación a la salud mental del atleta ordenada por la corte, que se llevó a cabo durante 30 días en un hospital siquiátrico. Además, tres psiquiatras elaboraron otro informe.

En el informe también se indica que Pistorius sufre un trauma severo que aumentaría su riesgo de suicidio a menos que siga recibiendo tratamiento psicológico, señaló Roux.

De acuerdo con el informe leído por el abogado el corredor sufre depresión y síndrome de estrés postraumático y "es probable que su condición empeore" si se interrumpe el tratamiento profesional que está recibiendo.

Los expertos concluyeron que el deportista no padecía una enfermedad mental cuando disparó fatalmente contra Reeva Steenkamp en la madrugada del 14 de febrero de 2013.

El tribunal ordenó la evaluación después de que un psiquiatra citado por la defensa dijera que Pistorius sufría un trastorno de ansiedad que podría haber influido en sus acciones la noche que mató a Steenkamp.

En algunas ocasiones, durante el juicio, Pistorius ha gemido y sufrido arcadas, aparentemente afectado, en especial durante los testimonios más explícitos sobre los disparos y también cuando testificó. En otras ocasiones se le ha visto tranquilo y tomando notas.

El fiscal jefe, Gerrie Nel, ha sugerido que Pistorius fingió para evitar una segunda opinión médica. La defensa del atleta ha negado que sus demostraciones de emociones fueran falsas.

Por otra parte, un médico que ha tratado a Pistorius dijo que éste padece de temblores en las manos y un trastorno de sueño que requiere medicación. Wayne Derman, porfesor de medicina deportiva en la Universidad de Ciudad del Cabo, declaró que Pistorius es "hipervigilante" e inquieto, que con frecuencia mira a su alrededor en busca de posibles amenazas.

Declaró por la defensa, que trata de fundamental la idea de que el presunto temor al delito fue lo que impulsó al paralímpico a disparar a través de la puerta cerrada de un baño y que su discapacidad acentúa su sentimiento de vulnerabilidad.

El atleta, que se enfrenta a un máximo de 25 años de cárcel si se le condena por asesinato premeditado, podría también ir a prisión por asesinato sin premeditación o por homicidio imprudente. También hay cargos en su contra relacionados con la posesión de armas.

AGENCIAS