13 de julio de 2013 / 04:37 p.m.

México • La actual administración del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), dirigido por Irma Caire, se encontró con una institución que había extraviado su vocación original de apoyo a la excelencia en la creación artística por un "sistema asistencial", lo que "podría generar insolvencia financiera e inhibir el acceso de nuevas generaciones de creadores".

Al hablar sobre los cambios en la entrega de becas dentro del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA), la funcionaria aseguró que las modificaciones realizadas a la llegada de Consuelo Sáizar a la presidencia del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), sobre todo al otorgar estímulos renovables sin tiempo de espera, podía "generar una bola de nieve de un presupuesto que sería infinito, sin dar posibilidad a nuevos creadores de aplicar a la beca del sistema".

En abril de 2010, Sáizar propuso la creación de tres categorías de edades —de los 35 a los 50 años, de los 51 a los 65 y de los 66 en adelante— con montos diferenciados, con lo cual los becarios recibirían menos dinero, pero podrían gozar de la beca por tiempo indefinido, lo que en la perspectiva de la actual administración del Fonca podría generar un asunto similar al problema que enfrenta el IMSS con los jubilados.

“Por eso, en el Consejo Directivo del sistema se pensó en establecer el tiempo de espera de un año para hacer que el presupuesto circulara y otros creadores pudieran acceder a la beca.

“Además, se consideró que la creación artística de excelencia no depende de la edad: cualquier artista hace obras de excelencia y no se mide de acuerdo con la edad del creador, y por eso también se decidió dejar una sola categoría, la de una beca que equivale a 15 salarios mínimos”, señaló.

“Lo único que pretendemos es darle mejores condiciones a los creadores que tengan acceso a esta beca. Además (el propósito) no es tener becas asistenciales, generar una cantidad o tener más gente becada por menos dinero como una especie de sistema asistencial, (el objetivo) es ofrecer un reconocimiento a la creatividad y al talento de los artistas”, dijo Caire.

Las quejas

La directora del Fonca está consciente de que la decisión de modificar las reglas para postularse a una beca del SNCA genera polémica, sobre todo entre quienes ya no podrán solicitar la renovación automática del estímulo.

“Hay una generación, la de 2009, que termina su beca de tres años en este mes; ellos son los que tendrían que esperar hasta el año próximo para poder aplicar a la beca. Pero hay un gran beneficio para ese grupo, donde 54 por ciento tendría que esperar entre 15 y más de 20 años para poder llegar al estímulo más alto. Tendrán un tiempo de espera, pero el año que entra pueden volver a postular con una beca mucho más importante.”

Está otro grupo que se postuló en 2010, cuya beca termina hasta diciembre, por lo que de todos modos no hubiesen podido postularse para el presente año. “Siento que todas estas medidas son muy favorables para el sistema, y si bien causarán un poco de malestar en ciertos artistas, a la larga es de beneficio para ellos”, afirmó Caire.

El número de becas que se dieron a partir de los cambios al SNCA en 2010 fue de 200; este año se van a dar solo 100 becas, con la intención de contar con los recursos necesarios para poder homologar a 15 salarios mínimos al mes a las generaciones 2011 y 2012 a partir de enero.

"Siempre estaré abierta al diálogo con ellos. El Fonca se caracteriza por el apoyo que siempre ha dado a sus creadores, y no hay que perder de vista que la institución tiene 21 programas para apoyar a los creadores artísticos, en todas sus variantes y posibilidades de expresión", enfatizó la funcionaria.

Protestas de los creadores

Las modificaciones presentadas el pasado 6 de julio ya hicieron eco en un grupo de creadores, quienes enviaron una carta dirigida al secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, al presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, y a Irma Caire, en la que manifestaron su sorpresa y malestar por cambios que afectarían a 600 miembros del SNCA.

"Una consulta horizontal a los involucrados en el tema era lo deseable en estos tiempos de la llamada democracia participativa. Pero no fue así y se optó por la vieja vía de la decisión cupular y por ‘el borrón y cuenta nueva’, aunque se tratara realmente de un déjà vu", dice el documento.

Desde su perspectiva, el cambio tiene impacto en toda la comunidad artística, pues se reduce al 50 por ciento el número de beneficiados y se disminuyen las posibilidades de ingreso a las nuevas generaciones, que ahora deberán competir en una misma categoría con creadores de trayectoria consolidada.

"Dichos cambios se apartan de los principios de equidad, pluralidad de participación y, sobre todo, violentan el reglamento firmado por una institución federal y el compromiso que contrajo con los creadores que sí han cumplido con lo ahí estipulado", expresa la misiva.

Entre los 76 firmantes están Elsa Cross, Christopher Domínguez Michael, Francisco Hinojosa, Élmer Mendoza, Antonio Turok y Malva Flores.

JESÚS ALEJO SANTIAGO