11 de enero de 2014 / 04:18 a.m.

Naturalizados por aquí, naturalizados por allá, un ir y venir sobre los no nacidos en México en los últimos días, a raíz de las "facilidades" que la Liga MX otorgará a los futbolistas foráneos que deseen contar con la nacionalidad para jugar en la justa.

El punto siempre es álgido para algunos sectores del balompié nacional; pros y contras para los forasteros quienes, en algunos casos, llegaron a la selección, aunque el rendimiento en sus respectivos clubes no justificó su llamado, y ni qué decir de las oportunidades que técnicos y especialistas consideran se perderán para ver a jóvenes mexicanos debutar y crecer en la contienda doméstica, por esta razón:

AQUÍ UN RECUENTO DE LOS FORÁNEOS DE VERGÜENZA (AJENA O PROPIA)

EL CAPRICHITO (o ignorancia) DE SVEN GÖRAN ERIKSSON

Una de esas contrataciones para el banquillo del Tri que aún no se explican, pero eso es análisis aparte. Sven-Göran Eriksson justificó la convocatoria del también argentino Lucas Ayala en 2009, previo a Sudáfrica 2010, porque "lo vi en el Interliga (por cierto, desaparecido torneo paupérrimo a principios de cada año que daba lugar a la Libertadores), jugó muy bien, es muy fuerte físicamente, sabe robar la pelota". El andar de Lucas en México incluye a Veracruz, Atlas, Tigres y Correcaminos, sin lograr un lugar estelar en cada una de esas instituciones.

EL CAPRICHOTE DE JAVIER AGUIRRE

Guillermo Franco fue vitoreado en Rayados de Monterrey, fue campeón, se hizo figura, pero la cosquilla de jugar un Mundial siempre fue latente. El argentino logró no uno, sino dos procesos a una justa estelar (incluido Alemania 2006). 'Guille' fue el hombre sí o sí de aquél bomberazo del 'Vasco' en Sudáfrica 2010. A pesar del mejor desempeño de Javier 'Chicharito' Hernández, Franco jugó como titular en suelo africano, pero en ninguna de sus actuaciones logró números para presumir. "Yo creo que les debería dar gusto a ellos (mexicanos), que una persona como yo, me decidiera ser mexicano por agradecimiento", así dijo en febrero de 2013 en una entrevista para ESPN.

LOBOS SE LA RIFÓ... EN LA BANCA DEL TRI

Lucas Lobos, en los últimos años, se erigió como estandarte de Tigres y sus actuaciones le valieron para sumarse a la selección nacional, luego de externar su deseo de portar la playera verde, blanca y roja: "me la rifo", frase que le dio vuelta a la redes sociales; sin embargo, ni un minuto jugó bajo la efímera etapa de Víctor Manuel Vucetich, situación que llevó al albiceleste de nacimiento para dejar a un lado al Tri. Cabe señalar que un tema personal (la salud de uno de sus hijos) inclinó la balanza para tomar esta determinación.

NI PICHA NI CACHA, PERO COMO ABARCA EDGAR CASTILLO

Con nacionalidad mexicana y estadunidense, Edgar vivió momentos importantes con Santos Laguna; incluso, América lo fichó en 2008. Por si fuera poco, vistió la playera de la selección (con Hugo Sánchez en el preolímpico); sin embargo, en uno de esos pasajes que, parece, solo pasan en México, se apagó su luz, y el destino lo llevó a portar la playera de Barras y Estrellas; es más, ganó la Copa Oro de 2013. Además, fue campeón con Xolos en el Apertura 2012 donde, a la fecha, no es indiscutible, a pesar de haber sido dirigido por tres estrategas: Antonio Mohamed, Jorge Almirón y César Farías (actual): "Edgar se volvió loco, claro que se volvió loco", refirió en su momento Cuauhtémoc Blanco sobre la renuncia de Castillo al Tri.

¿NERY EN EUROPA? ¡SÍ! PERO TRANSITÓ EN MÉXICO

"Te vas a quedar siempre en México", esa frase de Nery Castillo que lo marcó en su estadía en el Tri de 2009, pero no nos detengamos aquí. En 2012 su protector, Hugo Sánchez, lo llevó al Pachuca para "rescatarlo" de aquellos que no le dieron oportunidad en el viejo continente. El mexicano con nacionalidad uruguaya (incluso italiana, y quien tenía opción de jugar con la selección de Grecia) deambuló por los Tuzos y el León (nótese que fue partícipe en el pésimo Clausura 2013 de los esmeraldas, donde vio acción en siete encuentros para 336 minutos). Sólo marcó un gol en México en dos torneos.

REDACCIÓN