9 de octubre de 2014 / 05:38 p.m.

Los pilotos de la Fórmula Uno tienen sentimientos encontrados sobre la idea de utilizar cabinas cerradas en sus vehículos, al señalar que disfrutan de una cierta cuota de peligro al manejar a altas velocidades.

Aunque no descartaron que se utilicen cabinas cerradas en el futuro, especialmente después del grave accidente que sufrió Jules Bianchi la semana pasada en Japón, algunos pilotos argumentaron el jueves que la Fórmula Uno siempre ha sido un deporte de cabina abierta.

Bianchi sufrió lesiones cerebrales el domingo cuando su bólido Marussia chocó con una grúa en el circuito de Suzuka. El francés permanece hospitalizado en Japón en condición crítica, pero estable.

Los pilotos dijeron que el riesgo es una parte intrínseca de su deporte, y señalaron que aunque piensan en los accidentes, no dejarán de manejar por eso.

"Somos lo suficientemente grandes como para tomar nuestras propias decisiones en la vida... así que es nuestra decisión si queremos manejar o no. Creo que hemos expresado el amor que compartimos por el automovilismo, por la emoción, por manejar el vehículo al límite", comentó el campeón mundial Sebastian Vettel.

"Obviamente siempre existe el peligro de que algo salga mal. Creo que esa es la naturaleza de nuestro deporte", agregó el piloto de Red Bull. "Creo que hemos avanzado mucho en cuanto a la seguridad, si miras hacia atrás ha habido mucha mejoría, pero creo que si alguien no está satisfecho, puede decidir no hacerlo".

Vettel indicó que el accidente de Bianchi es un recordatorio sobre "lo rápido que pueden cambiar las cosas", aunque insistió que la F1 ha tenido grades avances de seguridad a través de su historia.

El alemán indicó que manejar algunos de los vehículos más rápidos del mundo es una gran satisfacción, a pesar del riesgo.

"Creo que el riesgo siempre es un factor, o un gran factor, de la sensación que uno tiene, de sentirse vivo. Creo que uno tiene que tomar esa decisión. Tengo la certeza de que todos nosotros preferimos manejar", señaló.

Felipe Massa, el piloto de Williams que sobrevivió a un accidente en 2009 en el que un objeto golpeó su casco y le fracturó el cráneo, dijo que el accidente de Bianchi fue inusual porque involucró una grúa que, para mala suerte, estaba justo en el lugar en el que salió de la pista. La grúa recogía el bólido de Adrian Sutil, quien chocó en el mismo lugar de un circuito de Suzuka empapado por la lluvia.

"No podemos hacer nada cuando pasa eso", comentó Massa. "Sin duda que uno piensa (en el riesgo), pero eso no significa que sea lo adecuado. Me encanta manejar, me encanta competir. Así me siento feliz, eso me da placer".

El ex campeón mundial Fernando Alonso dijo que las lesiones de la cabeza son "una de las cosas en las que no estamos haciendo lo mejor posible en cuanto a la seguridad", y señaló que se deben probar las cabinas cerradas.

"Tenemos la tecnología, tenemos aviones, tenemos muchas otras muestras en las que se utilizan de forma exitosa, entonces, ¿por qué no considerarlo?", preguntó el español.

Aunque Massa coincidió con Alonso, Vettel dijo que tiene "sentimientos encontrados".

Jenson Button, otro ex campeón mundial de la F1 que maneja por McLaren, apuntó que hay argumentos a considerar sobre las cabinas cerradas.

"Pero esta es la Fórmula Uno, y siempre ha tenido cabinas abiertas", indicó. "Así que sería un enorme cambio para el deporte".

EFE