20 de febrero de 2013 / 03:04 p.m.

 Las empresas de fórmulas lácteas y alimentos industrializados para bebés violan las normas de publicidad y etiquetado, además provocan obesidad, reveló una investigación donde se analizaron nueve fórmulas para lactantes y se encontró que, en promedio, contenían 52 por ciento de azúcar, lo cual contrasta con la Norma Oficial Mexicana 043, que recomienda no añadir esta sustancia.

En conferencia de prensa Alejandro Calvillo, director de El Poder delConsumidor (EPC), advirtió que “las técnicas de publicidad y los etiquetados engañosos que utiliza la industria para inducir el consumo de sus productos son generalmente desleales y poco éticas. Es necesaria una regulación a la publicidad y el etiquetado de los alimentos y bebidas que se dirigen a infantes y niños mayores”.

Xaviera Cabada, maestra en ciencias de nutrición, coordinadora del área de salud alimentaria de EPC, señaló que el abandono de la lactancia y el uso de sustitutos de la leche materna “no solo han sido causa de malnutrición, infecciones y enfermedades diarreicas, sino también se han asociado a la gran pandemia de sobrepeso y obesidad”.

Señaló que estudios demuestran que los incrementos en sobrepeso y obesidad se observan desde los cero a seis meses de edad.

El Poder del Consumidor analizó las etiquetas de nueve fórmulas para lactantes y su publicidad, encontrando que el porcentaje de azúcar fue de 28% a 54%, estos datos contrastan con lo establecido en la NOM 043 de orientación alimentaria, que recomienda no añadir azúcar ni sodio a los alimentos proporcionados a los lactantes.

Katia García, maestra en salud pública especialista en nutrición e investigadora en salud alimentaria del EPC, dijo que analizó el etiquetado de 20 productos comercializados en los que se encontró concentraciones de azúcar de 14 a 100%, con un promedio de 52%.

Todos los productos analizados contenían sodio, mientras que un producto se excedió con el doble de lo establecido en la norma oficial.

— EUGENIA JIMÉNEZ