24 de abril de 2013 / 10:07 p.m.

 México  • El Telescopio Espacial Hubble de la NASA fotografió al cometa (C/2012 S1) ISON el 10 de abril, cuando estaba un poco más cerca que la órbita de Júpiter, a una distancia de 386 millones de kilómetros del Sol —394 millones de kilómetros de la Tierra.

Incluso, a esa distancia tan grande el cometa se mantiene activo pues la luz del Sol calienta la superficie y hace que los compuestos congelados volátiles se evaporen. Un análisis detallado de la nube de polvo que rodea el sólido y helado núcleo del cometa revela un fuerte chorro de partículas de polvo, dirigido al Sol de cara al núcleo.

El estudio preliminar de las imágenes del Hubble sugiere que el núcleo de ISON es de tres a cuatro kilómetro de diámetro. Esto pequeño en comparación de su intensa actividad.

Los astrónomos usan estas fotografías para medir el nivel de actividad de este cometa y limitar el tamaño del núcleo, con el fin de predecir la actividad del cometa cuando pase rozando a 700 mil millas la superficie de Sol, el 28 de noviembre de este año.

La cabeza del cometa mide aproximadamente 3 mil 100 kilómetros de diámetro (1.2 veces el tamaño de Australia). La cola de polvo se extiende a más de 57 mil millas, mucho más allá del campo de visión del telescopio Hubble.

Esta imagen fue tomada en luz visible y se añadió un falso color de azul para resaltar los detalles de la estructura del cometa.

La Red Científica Internacional de Óptica (ISON por sus siglas en inglés) es un grupo de observatorios en diez países que se han organizado para detectar, monitorear y rastrear objetos en el espacio. Es administrado por el Instituto Keldysh de Matemática Aplicada, que forma parte de la Academia de Ciencias de Rusia.

 — MILENIO CIENCIA