14 de octubre de 2013 / 03:21 p.m.

Es tan difícil apartar a nuestros adolescentes de todo lo que esté de moda, y muy de moda es el uso de los medios electrónicos y  de comunicación. Sin lugar a dudas el más importante medio de comunicación son las redes sociales, sobresaliendo más unas de otras pero todas con un número muy alto de usuarios en edad infantil o adolescente.

La importancia de estas redes sociales no es solo que estén de moda, su importancia radica en el servicio que brinda a los usuarios, porque si bien es cierto que son un riesgo también para los adolescentes, muchos la usan también para compartir tareas, intercambiar información académica e información de lo realizado dentro del aula de clases.

Sin embargo hoy en día estas redes sociales también son utilizadas para  engañar a los adolescentes y llevarlos a mantener experiencias poco agradables y poner en algunas ocasiones en riesgo la integridad y hasta la vida de ellos.

Entonces es cuando como padres ponemos atención a lo que nuestros hijos realizan y las formas en que usan estos medios de comunicación.

Es importante  que estemos al tanto de los riesgos que corren los niños y adolescentes al hacer uso de las redes sociales, pero más importante es saber cómo protegerlos de ello.

Pensemos primero que los niños menores de 7 – 12 años no tienen razón de tener páginas en redes sociales. Estos pequeños no tienen juicio crítico para decidir a quién aceptar en sus páginas y a quienes no.  Además que las propias reglas de estas redes sociales prohíben  el ser miembros a quienes no tengan cierta edad. Entonces como padres ¿por qué les permitimos mentir a los hijos para tener estas páginas de redes sociales? Estamos enseñando a los hijos a mentir, puesto que lo hace para poder ser aceptado en estas redes sociales.

Si los hijos son adolescentes y ya son aceptados para ser usurarios debemos de mantener algunas reglas para estar al pendiente de todo lo que pasa en referencia al uso de sus redes sociales.

1. Nunca aceptar a alguien que no conozcan en persona.

Muchos adultos se hacen pasar por adolescentes, para ser aceptados en las páginas y posteriormente  engañar a los usuarios.

2. Jamás dar información personal a los usuarios de estas páginas

En conversaciones entre usuarios se inician conversaciones  que  conlleva a compartir datos como donde se vive, escuela en la que está inscrito o nombre de padres y empleos. Aprovechando estos datos después para chantajear o dañar a los adolescentes o a sus familias.

3. No colocar fotografías que delaten el estatus social.

Algunas ocasiones colocamos fotografías de casas, automóviles o lugares donde realizamos nuestras vacaciones, dando información sin ser nuestra intención del nivel socioeconómico que tenemos.

4. Usar el computador en horas asignadas y en presencia de los padres.

No es necesario estar entrometidos en las conversaciones de nuestros hijos con sus amigos, pero si el estar delante de un adulto en uso de su computador. Ya que sabiendo que en cualquier minuto ustedes pueden darse cuenta de las situaciones no se atreverán a interactuar con adultos o desconocidos.

5. Tener un horario para uso del internet.

No pueden usar el internet mientras no haya realizado la tarea, esto debe ser siempre considerado como un privilegio que deben ganar. De esta forma no tendrán tiempo extra para perder buscando amigos que no existen o información que no necesitan.

6. Mantener una confianza para conversar con los hijos.

No critiquemos duramente sus errores o sus desobediencias, mas cuando ellos mismos lo confiesan. La confianza es vital para que nos puedan contar sus dudas, sus conversaciones, sus inquietudes etc. y así saber por ellos mismos todo lo que sucede en su mundo.

No podemos alejarlos de los medios de comunicación, menos del internet o de las redes sociales. Por lo cual es mejor estar al tanto de su uso y sacarle el provecho a su uso.

Promovamos su uso inteligente y participemos con ellos de sus descubrimientos e inquietudes.

  Miriam Benítez González