AGENCIAS
15 de agosto de 2015 / 11:06 a.m.

El presidente saliente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, aseguró hoy al diario holandés "De Volkskrant" que su homólogo de la UEFA, Michel Platini, intimidó a su familia diciendo que acabaría en la cárcel si no se retiraba de la carrera por volver a presidir esa institución mundial.

Según relata Blatter en ese medio, Platini dijo a su hermano mayor Peter, de 80 años, que si no abandonaba sus esfuerzos por permanecer al frente de la FIFA "iría a la cárcel".

Blatter anunció su renuncia al cargo cuatro días después de haber sido reelegido a finales del pasado mayo, tras los escándalos de corrupción dentro de la FIFA que llevaron a la detención de varios de sus directivos.

En el congreso de mayo en el que fue reelegido, Blatter relató a "De Volkskrant" que tras el almuerzo notó que su hermano, allí presente también, "había estado llorando".

"Le pregunté, ¿qué pasa? Y le dije: 'No estés triste. Voy a ganar esto. No sé con cuántos votos, pero voy a ganar estas elecciones. Mi hermano no pronunció palabra", explica Blatter en la entrevista con "De Volkskrant".

Según dijo, no fue hasta después de las elecciones que supo lo que había ocurrido.

"Durante el almuerzo Platini se sentó en la mesa de mi hermano y dijo: 'Dile a Sepp (Blatter) que se retire de la elección o irá a prisión", contó.

En cualquier caso, Blatter aseguró que ese episodio no tuvo que ver con su decisión de dejar el cargo: "No abandoné mi mandato por la presión de Platini", recalcó.

El propio Platini, exinternacional francés y presidente de la UEFA desde 2007, se postuló el pasado 29 de julio como candidato para alcanzar la presidencia de la FIFA en el Congreso extraordinario de la entidad que se realizará el 26 de febrero del próximo año en Zúrich.

Sobre su renuncia al puesto tras haber sido reelegido, Blatter aseguró que las razones por las que lo hizo es "algo que deseo guardarme. Lo que pasó será parte de mi legado", y afirmó que en ese momento se sentía "muy incómodo".

"En cualquier caso, somos todos supervivientes y estoy seguro de que fue la decisión correcta para la FIFA. Fue una buena solución", apuntó, y rechazó dar más detalles para no perjudicar la investigación judicial en curso.

Blatter aseguró que tomó esa decisión para "proteger a la institución y a mi familia de los ataques contra la FIFA, no para protegerme a mí mismo. No necesito ayuda en lo que se refiere a mi integridad personal".

Estados Unidos anunció el pasado 27 de mayo una amplia investigación contra la corrupción en el mundo del fútbol que afecta a varios dirigentes de la FIFA y que, según el Departamento de Justicia estadounidense, afecta a la elección de Sudáfrica como sede del Mundial en 2010 o a la designación del presidente de la FIFA en 2011.