EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
28 de junio de 2017 / 12:49 p.m.

Desde que se anunció la lista de jugadores que Alemania enviaría a la Copa Confederaciones surgieron dudas, claramente no incluyeron en su nómina a los que mejor calidad tienen.

Optaron por un conjunto bastante joven y por ello haber llegado hasta la instancia de Copa Confederaciones no es un tema menor para estos futbolistas. Varios de estos jugadores ya han tenido participación en la lista de estelares alemanes, tanto para duelos de eliminatoria y amistosos en los últimos años o meses.

Algunos de los jugadores que ya son considerados regularmente para ser estelares son: Kimmich, Hector, Draxler, Ter Stegen, Rüdiger, Mustafi, Can y Goretzka.

Hay otros jugadores con un potencial increíble, como Timo Werner y Stindl que son vitales para sus equipos en los sistemas ofensivos. Low aprovechó los excelentes momentos que tuvieron el Hoffenheim y el Leipzig , respectivamente, a lo largo de la temporada; ambos proyectos de clubes jóvenes basados en ideas antagónicas: uno con un juego ligado a la posesión y otro un estilo relacionado con buscar los espacios, respectivamente.

Independientemente de si va la selección A, B o C, Alemania tiene un proceso futbolístico formativo y de desarrollo empleado desde hace 15 años en todas las categorías del fútbol teutón. Los jugadores van creciendo en base a una idea de juego: ya no basta con que sean buenos o brillantes, deben ser inteligentes para lograr asumir un rol dentro de un combinado nacional, sea de la categoría que sea. Podemos ver a la sub-17 jugando igual que la selección mayor, y por supuesto que habrá diferencias técnicas para resolver situaciones del juego, pero la idea de juego está muy clara.

Alemania puede jugar con 4 al fondo, tres en el centro y dos extremos, o puede jugar con tres al fondo, cuatro en el mediocampo y algún mediapunta, pero la idea será la misma: tener el balón, superar mediante circulaciones de balón, tener constantes apoyos; todo en búsqueda de anotar. La capacidad de resolver varía con respecto a los estelares, pero la idea no se va a negociar.

México no lo tendrá nada sencillo, no se puede descartar el triunfo para el equipo de Osorio porque el juego es invisible para el futuro, pero probablemente veremos uno de los mejores partidos en táctica y estrategia en lo que va del año.


lgw