EFE
6 de junio de 2017 / 10:02 a.m.

El futbolista turco del Barcelona Arda Turan ha anunciado hoy que abandona la selección de Turquía poco después de que fuera expulsado de la concentración del equipo por agredir a un periodista.

"He hecho cosas equivocadas mientras vestía el uniforme de la selección. Pongo fin a mi carrera en la selección nacional", dijo Arda Turan durante una rueda de prensa, recogida por la cadena turca NTV.

Horas antes, el entrenador de la selección, Fatih Terim, había decidido expulsar al jugador de la concentración en Eslovenia, donde el equipo prepara el partido del domingo contra Kosovo.

Anoche, Turan había agredido verbalmente y físicamente al periodista turco Bilal Mese, al que acusó de escribir falsedades sobre él.

El incidente se produjo en el avión de la selección turca, en el vuelo de regreso desde Skopje tras el amistoso Turquía-Macedonia de anoche, que finalizó con empate a cero.

Tras acusarle de escribir mentiras sobre él y otros jugadores, Turan agarró por el cuello al periodista deportivo turco Bilal Mese Mese y lo golpeó mientras lo insultaba.

"Dime Bilal Mese, ¿estabas allí? ¿Estabas con nosotros cuando escribiste sobre el asunto del dinero? ¿A quién le pedimos dinero? ¿Por qué no hablas ahora? Te pregunto aquí, ¿quién te ordenó escribir esas cosas?", gritó el delantero al periodista.

El delantero del Barcelona hacía alusión a reportajes de la prensa local en los que desvelaron que el año pasado varios jugadores de la selección nacional, entre ellos Turan, pidieron más dinero y crearon algunas disputas dentro del equipo.

"Me cago en los que han dejado entrar a una persona tan deshonrosa como tú en este avión. Puedo dejar el fútbol pero no te voy a dejar deshonrar mi honor, mi familia. Tu jefe es Demirören. ¿Trabajas en el periódico del presidente de la Federación? Me cago en la persona que te ha dejado entrar en este avión", dijo el delantero del Barça, según cita Hürriyet.

Otros jugadores de la selección tuvieron que intervenir en la pelea para que Arda dejara de golpear al periodista.