AGENCIAS
28 de abril de 2016 / 12:07 p.m.

Un vuelo que conectaba la ciudad inglesa de Liverpool con la española de Alicante tuvo que aterrizar este jueves en Limoges (Francia) para permitir el desembarco de dos ciudadanos británicos ebrios que se peleaban a bordo de la aeronave poniendo en riesgo la seguridad del resto de pasajeros, informaron fuentes policiales.

El comandante del aparato de la compañía Ryanair decidió desviar la ruta hacia el aeropuerto de Limoges y requirió la ayuda de la policía francesa.

Los dos detenidos se dirigían a España probablemente para presenciar el partido de la Europa League entre el Villarreal y el Liverpool. "Especialmente excitados y bebidos", no opusieron resistencia su detención, precisó la policía.

Los dos alborotadores fueron conducidos a la comisaría central de Limoges.

Ambos serán escuchados a lo largo del día ante una intérprete angloparlante", añadió.

El Boeing 737, que transportaba a algo más de 180 pasajeros, pudo finalmente continuar su viaje hacia Alicante.