AP
29 de agosto de 2015 / 01:17 p.m.

Una madre que asistió a un partido de fútbol del Barcelona se vio obligada a pagar una entrada de 54 euros (60 dólares) para su bebé de 10 meses, a pesar de que el asiento no iba a ser ocupado, según denunció la progenitora.

En una carta remitida al diario El Periódico esta semana, Rosó Castellsagues contó como ella y unos amigos compraron seis entradas para asistir a un partido del Barça en el Camp Nou el pasado 17 de agosto, pero al llegar los responsables del estadio le dijeron que su bebé también necesitaba una para acceder al recinto.

La madre dijo que tuvo que adquirir el boleto — ubicado en otra parte del estadio — que no fue utilizado.

"¿Esta es la forma que tiene el Barça de cuidar a la afición?", se pregunta la mujer en la carta.

El club calificó el viernes el incidente como desafortunado. El Barcelona dijo que normalmente los hijos de sus socios pueden acceder al campo gratis, pero que para el partido en cuestión todos los asistentes debían tener boleto.