EFE
26 de noviembre de 2017 / 04:50 p.m.

Un magnífico envío de Leo Messi, perfectamente rematado por Jordi Alba a poco del final, permitió al Barcelona empatar en Mestalla ante el Valencia (1-1), con lo que resguarda su invicto y su ventaja al frente de La Liga Santander.

El encuentro entre el segundo y el primero, no obstante, podía haber cambiado de signo a la media hora, cuando un disparo de Messi fue parado por Neto, pero al portero brasileño se le escapó el balón y entró. El guardameta, tras botar la pelota dentro, la rechazó y el árbitro no dio el gol al no haber visto que la pelota había rebasado ampliamente la línea.

Este error llega justo días después de que se haya anunciado que para la temporada que viene entrará en vigor el videoarbitraje (VAR) en el torneo español.

Dicha acción, de haberse dado por válida, era el premio justo a un Barcelona que cuajó la mejor primera mitad de la temporada ante un Valencia excesivamente replegado y timorato.

Todo cambió tras el descanso. El conjunto Marcelino García Toral, que no pudo estar en el banquillo por sanción, cambió de actitud y pasó a ser protagonista, tanto que se adelantó a los 60 minutos con un tanto de Rodrigo Moreno, máximo goleador español de la liga, a centro de José Luis Gayá.

Soñó con la victoria el Valencia, con un triunfo que hubiera apretado notablemente la cabeza, pero a ocho minutos del final apareció una de las habituales combinaciones salvadores del Barça, con Messi asistente y Jordi Alba sorprendiendo desde la izquierda, para igualar el choque, tras el cual ambos salen reforzados en sus respectivos objetivos.

El Barcelona mantiene los cuatro puntos de ventaja sobre el Valencia y, pese a ceder el segundo empate del curso -el resto de partidos los cuenta por victorias-, dispone de ocho sobre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, que el sábado habían ganado sus compromisos ante el Levante y el Málaga, respectivamente.

AM