agencias
17 de abril de 2016 / 03:43 p.m.

El Valencia prolongó la increíble mala racha del Barcelona, asaltó el Camp Nou (1-2), y le dio aún más picante a la lucha por la Liga, con el Atlético de Madrid a la altura de los azulgrana y el Real Madrid a un punto de ambos.

Definitivamente el conjunto de Luis Enrique Martínez mandó al limbo toda la ventaja que hacía bien poco tenía y con ello alimentó hasta el infinito las opciones de los equipos madrileños, a la vez que agrandó la herida abierta y profundizada en la 'Champions' y encadenó su cuarto partido liguero sin ganar -tres derrotas seguidas-.

No hace mucho, la ventaja azulgrana era de nueve puntos sobre el Atlético y doce sobre el Real Madrid. El título parecía en su poder. Ahora, todo está abierto con cinco jornadas por delante.

Mejoró el conjunto barcelonista respecto a sus anteriores comparecencias, pero entre su falta de acierto y la gran actuación del meta brasileño Diego Alves el panorama volvió a derivar en derrota.

El Valencia, renacido con Pako Ayestarán en el banquillo y ya sin el miedo de hace poco por la cercanía de la zona roja, se resguardó en el acierto de su guardameta, en su trabajo defensivo y en las salidas a la contra.

Un autogol del croata Ivan Rakitic cuando trataba de parar un centro del brasileño Guilherme Siqueira (m.26) y un tanto de Santi Mina en la prolongación del primer tiempo, volvieron a encender la luz roja en el Camp Nou.

Diego Alves había sido un muro y lo siguió siendo aunque no pudo evitar el gol 500 de Leo Messi (m.63), que dio algo de luz al Barcelona. Su acoso permanente y constante no encontró el premio ante un Valencia que supo sufrir pero no así sentenciar en las ocasiones que tuvo al contragolpe.

El Real Madrid había cumplido con su parte el sábado al golear en Getafe (1-5) y el Atlético hizo lo propio justo antes al imponerse con claridad al Granada (3-0).

El internacional Koke Resurrección ratificó su gran estado de forma y que la guía que lanzó al conjunto del argentino Diego Pablo Simeone.

Abrió el marcador al cuarto de hora y sirvió a Fernando Torres para que firmara el 2-0 y su cuarto partido consecutivo marcando, lo que no lograba desde 2010, cuando jugaba en el Liverpool. El argentino Ángel Correa puso la guinda (m.83).

Curiosamente, el único equipo español eliminado en los cuartos de final de la Liga Europa, el Athletic, fue el único que ganó este fin de semana, ya que el Sevilla fue incapaz de superar al Deportivo (1-1) en el Ramón Sánchez Pizjuán y el Villarreal sucumbió en Vallecas ante el Rayo (2-1).

El conjunto de Ernesto Valverde restañó en parte la decepción de haber caído en los penaltis ante el Sevilla con su triunfo en Málaga (0-1) gracias a un tanto de Raúl García (m.52) a la salida de un córner, lo que le concede la quinta plaza con un punto más que el Celta.

Además, se sitúa a seis puntos del Villarreal, que aún no se puede fiar pese a que tenga muy a mano la cuarta plaza y el acceso a la Liga de Campeones, como quedó demostrado ante el Rayo.

Marcelino García Toral hizo rotaciones tras su triunfo el jueves en Praga ante el Sparta y pudo más la necesidad del equipo de Paco Jémez que la mayor calidad villarrealense.

Javi Guerra abrió pronto el marcador para el cuadro madrileño (m.7), pero Adrián López no tardó en responder y devolver las tablas (m.20), pero un magnífico cabezazo del venezolano Miku Fedor a nueve minutos del final desequilibró definitivamente la contienda y el Rayo sumó un triunfo fundamental en su lucha por la salvación.

El Sevilla, con la séptima plaza asegurada, sigue languideciendo en Liga mientras se ilusiona de nuevo con la Liga Europa y aguarda la final de la Copa del Rey ante el Barcelona. Mientras tanto, se le han alejado Athletic y Celta.

Ante el Deportivo sufrió su tercer pinchazo consecutivo en lo que hasta hace muy poco era un auténtico fortín. Aunque Vicente Iborra abrió la cuenta pronto (m.21), le faltó ritmo e intensidad a un equipo de Unai Emery con muchas novedades y al final el Deportivo, con un gol de Oriol Riera (m.81), rescató un importante punto para acercarse a la tranquilidad.

En la lucha por la permanencia, los encuentros del domingo fueron más que propicios para el Rayo, cuyo triunfo le otorga cinco puntos de ventaja respecto al Sporting de Gijón, que marca la zona de descenso justo por delante de Levante y Getafe.

El Granada se queda decimoséptimo con un punto más que el cuadro sportinguista y en vísperas de un duelo clave el jueves en Los Cármenes ante el Levante.