AGENCIAS
19 de septiembre de 2015 / 11:07 a.m.

Un solitario gol de Karim Benzema dio la victoria al Real Madrid ante el Granada, que planteó un choque atrevido en el Santiago Bernabéu y estuvo a punto de arañar un punto ante un rival que chocó con el muro de Keylor Navas, otra vez muy acertado en los momentos clave de los partidos del conjunto blanco.

En realidad, fue el día de los porteros, porque Andrés Fernández tampoco se quedó atrás en sus acciones. El Granada se mantuvo con vida gracias a su guardameta como lo hizo el Real Madrid gracias al suyo. Por eso, el choque se decidió con un detalle, el de Benzema y el de Isco, que dio una gran asistencia al francés para abrir la lata en la segunda parte.

Y eso que los últimos paseos del Real Madrid ante Betis, Espanyol y Shakhtar Donetsk presagiaban otro choque sencillo frente al Granada, que tenía pinta de ser la siguiente víctima de la apisonadora madridista. Los blancos no dejan de sumar goles que significan récords para Cristiano Ronaldo y hoy esperaban otro marcador de escándalo.

Sin embargo, José Ramón Sandoval planteó a su rival un partido muy valiente, adelantando sus líneas para presionar muy arriba al Real Madrid. Fue un acto tremendamente generoso para un equipo teóricamente menor que evitó hacer lo que hacen muchos de los que pasan por el Santiago Bernabéu: encerrarse en su campo esperando un premio.

Esa situación tal vez sorprendió a Benítez, que apostó por Lucas Vázquez para sustituir al lesionado Gareth Bale y por un dibujo en el que Cristiano y Karim Benzema se colocaron en la punta en un claro 4-4-2 clásico. Parece que el técnico del Real Madrid quiere definitivamente que su jugador franquicia sea un animal del área.

Tal vez sea esa la mejor solución ahora y en el futuro, cuando vuelva Bale. Cristiano lo remata todo y si se dedica exclusivamente a eso, sus números podrían engrandecerse aún más de lo que ya sorprenden cuando antes del choque estaba a solo tres dianas de superar a Raúl González como máximo goleador de la historia del Real Madrid.

Con el Granada en plan valiente, el equipo de Benítez contó con espacios para sacar algunas oportunidades con las que contrarrestar las que tuvo el conjunto andaluz en la primera parte. En realidad, el juego irregular del Real Madrid, junto al atrevimiento granadino, provocó una sucesión de ocasiones con los porteros como protagonistas.

Sobre todo Andrés Fernández, que despejó un mano a mano ante Cristiano, un remate a bocajarro de Lucas Vázquez tras no atrapar un lanzamiento de falta del portugués y un disparo de Luka Modric llegando desde atrás.

Si el meta del Granada salvó a su equipo de irse con un gol en contra al descanso, también tuvo su cuota de protagonismo Keylor Navas, que también intervino con éxito ante un remate de Isaac Succes. Esa ocasión, y un gol anulado a El-Arabi, asustaron al público del Bernabéu, que se impacientó tras dos fallos infantiles de Raphael Varane y de Dani Carvajal antes del paso por vestuarios.

La reanudación volvió a plantear un guión similar, con el Granada empeñado en engrandecer el orgullo de los equipos humildes frente al Real Madrid, obsesionado con un cronómetro que comenzaba a correr en contra de los intereses madridistas.

Succes estuvo a punto de complicarlos aún más, pero no acertó a marcar una gran jugada trenzada entre El Arabi y Javi Márquez que no aprovechó tras plantarse delante de Keylor Navas. Su decisión fue la peor. Con el costarricense delante puesto en pie, intentó una vaselina que acabó en la grada.

El perdón del Granada no llegó desde el otro lado cuando poco después, ya en el minuto 55, Karim Benzema aprovechó una de las pocas apariciones de Isco para rematar a la red de la meta defendida por Andrés Fernández el primer gol del Real Madrid. El pase del malagueño, genial, contrarrestó con el resto del duelo, algo desdibujado para el centrocampista blanco.

Al final, el premio tenía que llegar para uno de los dos equipos, frenados por dos porteros inspirados en casi todas las acciones. Se lo llevó el francés, que apenas tuvo tiempo para saborear su tanto porque al instante, el Granada volvió a la carga con otra ocasión clara de El Arabi y que, una vez más, Keylor Navas desbarató con los pies.

Entonces, con media hora por delante, Luka Modric pudo coger el mando del choque. Lo rozó en algunos periodos del partido, pero no consiguió asegurar el armazón blanco hasta el último tramo en el que se lució con un pase estratosférico que no aprovechó Cristiano Ronaldo delante de la portería del Granada.

Esos instantes de felicidad se torcieron al final con la incertidumbre del empate sobrevolando el área del Real Madrid. Los últimos quince minutos, sin el partido resuelto, fueron muy abiertos y cualquier cosa podía pasar. Desde el empate del Granada hasta la sentencia del Real Madrid.

Al final, todo se quedó como estaba. El 1-0 engrandeció a Keylor Navas, de nuevo imbatido y van cinco partidos consecutivos. El costarricense da puntos a su equipo. Él, junto al acierto de Benzema en un instante concreto, dieron la victoria al Real Madrid. Ese instante del francés llegó justo a tiempo para acabar con la resistencia del Granada, que engrandeció su figura pese a sufrir una derrota.

-- Ficha técnica:

1.- Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo; Lucas Vázquez, Kroos (Kovacic, min. 61), Modric, Isco (Casemiro, min. 85); Benzema (Cheryshev, min. 76) y Cristiano.

0.- Granada: Andrés Fernández; Lopes, Doria, Lombán, Biraghi; Javi Márquez, Krhin; Success (Rober, min. 59), Rochina (Fran Rico, min. 66), Edgar (Nico López, min. 76); y El-Arabi.

Goles: 1-0, min. 55: Benzema.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Edgar (min. 36) y a Krhin (min. 80) por parte del Granada y a Isco (min. 43) por parte del Real Madrid.

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante cerca de 65.000 espectadores.