ap
4 de julio de 2015 / 07:17 p.m.

Campeón de España y de Europa con el Barcelona, Claudio Bravo coronó la mejor temporada de su vida con un título casi impensado: la corona de la Copa América con la selección de Chile.
El capitán de Chile fue elegido como el mejor arquero del campeonato continental, y tuvo un papel decisivo en la final del sábado en la que atajó el tiro de Ever Banega para imponerse 4-1 en la definición por penales sobre Argentina.

Además, tuvo una atajada felina en el primer tiempo en un remate de cabeza a quemarropa de Sergio Agüero, en la mejor ocasión de gol de Argentina, para preservar el 0-0 con el que terminaron los 120 minutos del encuentro.

"Les dije a mis compañeros que dos penales los iba a agarrar seguro y los íbamos a ganar", comentó Bravo. "A mí me toca estar en un momento tranquilo, sé la condición que tengo ahí debajo del arco, sé que no es la primera vez que me toca estar en esta instancia".