AGENCIAS
12 de abril de 2016 / 04:00 p.m.

El Manchester City, gracias a un tanto del belga Kevin De Bruyne, derrotó este martes en el Etihad Stadium al París Saint-Germain (1-0) y certificó por primera vez en su historia su presencia entre los cuatro mejores equipos de Europa.

El conjunto inglés hizo bueno el 2-2 que se llevó hace seis días de París y, en un partido muy serio, en el que incluso falló un penalti, se aprovechó de un nervioso PSG que no pareció entrar en ningún momento en el partido.

El árbitro, el español Velasco Carballo, decretó la pena máxima, pero perdonó la roja al meta alemán. Sin embargo, el 'Kun' no aprovechó la ocasión y su lanzamiento desde los once metros se fue fuera por centímetros ante la alegría de un aliviado Trapp.

Sabiéndose eliminado, el PSG se fue al ataque buscando el gol que lo metiera en 'semis' y comenzó a embotellar al City, sujetado por el buen hacer de su defensa y por los aciertos su arquero.

El ataque paciente del City dio sus frutos después de que, tras una buena internada de Clichy por la izquierda, el balón le quedara franco a De Bruyne, que con un disparo manso y ajustado al palo superó a Trapp.

Necesitaba dos goles el PSG, que vio incluso como el árbitro anulaba un tanto a un desesperado Ibrahimovic. Pese a las acometidas, el marcador no se volvió a mover y Pellegrini y su City celebraron un pase a semifinales que da, sin ninguna duda, un fuerte empujón al proyecto millonario de los ingleses.