AGENCIAS
14 de junio de 2015 / 04:31 p.m.

Dos años y tres meses después Salomón Rondón repitió hoy la historia en la portería de David Ospina, y Venezuela se impuso por la mínima a Colombia (0-1), esta vez en el debut de ambos países en la Copa América de Chile.

Un varapalo terrible para una selección colombiana que llegó a la edición 44 del torneo como uno de los favoritos, y un comienzo de ensueño para Venezuela, que en Chile quiere mucho más que el cuarto puesto obtenido hace cuatro años en Argentina.

Rondón acabó con las esperanzas colombianas a los 59 minutos con un impecable cabezazo que dejó sin opciones al portero Ospina, como quedó el 26 de marzo de 2013 cuando un brutal remate de pierna zurda del caraqueño sentenció el 1-0 para Venezuela en la duodécima jornada de las eliminatorias del Mundial de Brasil.

Si la historia se repitió hoy, 810 después de la última cita, Venezuela hoy escribió una especial: ganó por primera vez a su vecino en seis encuentros de Copa América. Hasta hoy habían empatado uno y perdido el resto.

Y por primera vez Venezuela ganó en un debut.

La victoria hoy en Rancagua, deja sobre terreno firme las aspiraciones de los venezolanos y en difícil situación a Colombia, que en la segunda jornada deberá medirse con Brasil.

Venezuela hizo pasar un primer tiempo de absoluta intrascendencia a Colombia, pues sus principales referentes ofensivos, James Rodríguez, Falcao, Carlos Bacca y Juan Cuadrado nunca se encontraron para inquietar la portería de Alain Baroja.

La fortaleza física de Osvaldo Vizcarrondo en el centro de la defensa, Fernando Amorebieta desde la banda izquierda y Tomás Rincón en la primera línea del centro de la cancha llevaron por el camino de la amargura a los colombianos.

Desconectados arriba los colombianos y asfixiados en la mitad pues Noel Sanvicente se decantó por cinco jugadores con vocación recuperadora pero muy buena técnica, el siguiente paso en el plan de la Vinotinto fue hacer daño con pases profundos, generalmente del talentoso Alejandro Guerra y Ronald Vargas a un panzer, como lo es Salomón Rondón.

Y por esa vía Venezuela llegó con más peligro y tornó figura al guardameta David Ospina, que desarmó sendos remates de Vargas (m.28) y Guerra (m.42).

A los colombianos el mayor ímpetu no les resultó suficiente en el segundo tiempo porque con menos Venezuela hizo más daño, como el remate al poste de Rondón tras un centro diagonal a los 55 minutos.

Quedaban así en evidencia el mal momento de los laterales Camilo Zúñiga y Pablo Armero. Y la prueba reina llegó a los xx minutos con el gol de Salomón Rondón. El mismo verdugo que castigó a los colombianos en las eliminatorias del Mundial en 2013.

Zúñiga llegó tarde al cierre del centro de Arango que quedó servido al punta del Zenit ruso.

Ni las individualidades cambiaron el panorama pues Teófilo, en dos ocasiones, James y Jackson Martínez, en otra, exigieron al máximo a Baroja, pero sin tino.

Zapata sumó presión pero las escaramuzas de Colombia derivaban más del empuje desesperado por empatar que de una aceitada producción colectiva.

En la segunda jornada del grupo, Colombia se medirá con Brasil y Venezuela con Perú.