EFE
2 de diciembre de 2016 / 08:28 p.m.

El exfutbolista inglés Gary Johnson ha revelado este viernes que el Chelsea compró su silencio por 50.000 libras (59.300 euros) cuando formaba parte de las categorías inferiores y sufrió abusos sexuales por parte de un empleado del club en la década de 1970.

En una entrevista con el diario Daily Mirror, Johnson, de 57 años, aseguró que fue sido violado en numerosas ocasiones cuando tenia 13 años por Eddie Heath, el antiguo jefe de ojeadores del equipo del suroeste de Londres, y quien ya falleció.

Según el diario, el exjugador, miembro de la primera plantilla del Chelsea entre 1978 y 1981, firmó en 2015 un acuerdo de confidencialidad y aceptó un pago de 50.000 libras del club.

Johnson denunció hace dos años los abusos a la policía, pero ésta le aconsejó "que se lo dijera al Chelsea", por lo que adquirió los servicios de un bufete de abogados y pidió una compensación al conjunto inglés.

"Básicamente, me dijeron que lo demostrara. Parecía que ellos creían que me lo estaba inventando", relató el exjugador, quien ingresó en la cantera del club con sólo 11 años y sufrió abusos por parte de Heath por primera vez con 13.

"Abusaba de mí en cada oportunidad que tenía. Me metía desnudo en la cama e intentaba hacer cosas. Durante esos tres o cuatro años me hizo participar en tríos con otros niños, así que sé que hay otras víctimas ahí fuera. Ahora depende de ellos si quieren confesar o no", comentó.

Heath, que dirigió el departamento de ojeadores del club hasta 1979, murió antes de que las acusaciones contra él se hicieran públicas.

El Chelsea "puede haber pagado a otros por su silencio".

"Espero y rezo para que no haya más clubes implicados en esto. Nadie debería escapar de la justicia. Millones de aficionados en todo el mundo siguen el Chelsea; es uno de los clubes más ricos que hay", señaló.

"Todos sus hinchas merecen conocer la verdad de todo lo que sucedió. Sé que me hicieron firmar un acuerdo, pero ¿cuántos otros hay ahí fuera?", se preguntó Johnson.

El pasado 29 de noviembre, el conjunto londinense informó que había abierto una investigación sobre un supuesto caso de abuso sexual y violación a manos de un antiguo empleado del club en la década de 1970.

El Chelsea aseguró mediante un comunicado que había "contratado a un bufete de abogados externo para que lleve a cabo una investigación" y que se había puesto en contacto con la Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) para "ofrecer toda la ayuda posible en su propia investigación".

Según la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad a los Niños (NSPCC), la línea de atención telefónica habilitada para denunciar abusos sexuales en el fútbol inglés recibió 860 llamadas en su primera semana activa.

En las últimas semanas, más de 20 exfutbolistas ingleses han asegurado haber sufrido abusos sexuales o violaciones en el inicio de sus carreras profesionales por sus entrenadores u otros empleados de los equipos.

Esta línea telefónica, habilitada 24 horas al día, que está gestionada por la NSPCC y que cuenta con el apoyo y la financiación de la Federación Inglesa de Fútbol (FA), recibió medio centenar de consultas en sus dos primeras horas y cerca de 900 entre el 23 y el 29 de noviembre.

Según la organización, se trata de un número tres veces superior a las llamadas que se recibieron en los primeros tres días que se destapó el caso de Jimmy Savile, el mayor escándalo de pederastia en el Reino Unido. El ya fallecido presentador de la BBC abusó de más de 200 niños y adultos durante más de medio siglo.

Quince cuerpos policiales británicos, entre ellos la Policía Metropolitana de Londres (MET), la Greater Manchester Police, la North Wales Police y Police Scotland, se encuentran investigando en la actualidad las acusaciones de abuso y violación contra jóvenes jugadores.