ENRIQUE CAVAZOS

18 de abril de 2015 / 12:18 p.m.

Málaga recibirá al Real Madrid, duelo que movió opiniones en México a principios de temporada. Guillermo Ochoa y Javier Hernández arribaron al fútbol ibérico con esperanzas de sobresalir en sus respectivos casos, sin embargo, para mala fortuna del balompié azteca, ninguno de los dos han podido llenar el ojo de sus respectivos estrategas.

“Chicharito” lo supo desde que llegó a la Casa Blanca; su actividad en el Madrid sería de rotación, pero nunca se imaginó que sería algo tan grave. Si bien es cierto Carlo Ancelotti, su técnico merengue, lo ha respaldado cuando se le ha cuestionado sobre el delantero mexicano, el surgido en Chivas ha jugado 697 minutos en 23 partidos, contando Liga, Copa del Rey y Champions. El aún perteneciente del Manchester United ha anotado cinco goles, cinco en el torneo local y uno en Copa.

Hernández tendrá la oportunidad de ver acción ante los malagueños por la lesión de Benzema y el intenso trabajo que se avecina por el Derbi ante Atlético en Champions apenas tres días después, algo que deberá aprovechar a máxima plenitud, pues su tiempo en la capital española se agota cada día más.

Enfrente, en Málaga, el caso de “Memo” Ochoa tiene una gravedad mayor. El cancerbero que sobresalió por sus gigantescas actuaciones en el pasado Mundial Brasil 2014, se ha visto borrado casi completamente por su timonel.

A excepción de la Copa del Rey, en donde vio actividad en seis partidos, en los que recibió la misma cantidad de goles, en Liga no ha podido poner un pie bajo los tres palos, viéndose superado por Kameni, arquero titular africano. El ex Ajaccio, que se acostumbró a atajar de titular en Francia, solo disputó 540 minutos en la Copa. Difícilmente juegue ante el Real.