RAFAEL RIVERA
17 de julio de 2015 / 04:08 p.m.


Como parte de las rondas eliminatorias de la Europa League, el Beitar Jerusalem de Israel se enfrentó al Charleroi de Bélgica, con el cual perdió 5-1 en el primer partido de la serie. Esta derrota desató la ira de los fanáticos del Beitar, los cuales lanzarón, cohetes, bombas de humo y proyectiles a la cancha, impactando al arquero rival.

Estas acciones generaron indagación en Israel, al igual que la irá del dueño del equipo, quien tomó la decisión de poner a la venta a la institución. A través de un comunicado, el empresario Eli Tabib anunció la venta del cuadro de Jerusalén, motivado por las acciones de los hinchas.

"Me vuelvo a Estados Unidos. Me da vergüenza y asco todo esto. He decidido poner punto y final a mi participación en el fútbol israelí y volverme a Estados Unidos", escribió Tabib para anunciar el final de su relación con el equipo. "Nombraré un director para dirigir el club hasta que alguien esté dispuesto a comprarlo", comentó en su despedida, para anunciar como funcionaría la administración del club, mientras encuentran un comprador.

Las agresiones hacia el Charleroi no son algo nuevo en la historia del Beitar, escuadra que se ha distinguido por los actos de sus seguidores, los cuales son considerados los más violentos de Israel. Este equipo también ha destacado por una de sus políticas, la cual consiste en no contratar jugadores de origen árabe, lo cual ha provocado diversas investigaciones.







fanáticos del Beitar