AGENCIAS
23 de octubre de 2015 / 05:52 p.m.

La Conmebol, la CONCACAF y la federación de fútbol de Estados Unidos llegaron el viernes a un acuerdo para ratificar a ese país como sede de la Copa América Centenario, cuya realización había quedado en duda como parte del escándalo de corrupción que cimbró a la FIFA.

El certamen se realizará a mediados de 2016, luego que las partes involucradas colaboraron a fin de "implementar una estructura transparente y sólida de gobernabilidad para el manejo y la ejecución del histórico evento de fútbol", indicaron la CONCACAF y la Conmebol en un comunicado conjunto.

"Estamos muy felices por nuestros aficionados, equipos y socios, porque pudimos encontrar una forma de celebrar la Copa América Centenario en los Estados Unidos bajo una estructura totalmente nueva con el objeto de manejar las operaciones y finanzas del torneo", señala la declaración. "Una estructura de gobernabilidad mejorada generará más responsabilidad y transparencia para que este evento pueda cumplir con los dos objetivos principales, celebrar los 100 años de historia de la Copa América y brindar un espectáculo único para los aficionados en las regiones de CONCACAF y Conmebol".

Apenas el miércoles, se allanó el camino para realizar el torneo, luego que las dos confederaciones rompieron su relación con la empresa Datisa, señalada en mayo por fiscales estadounidenses como una de las compañías que dieron millonarios sobornos a cambio de la venta de los derechos de transmisión televisiva y marketing de cuatro ediciones de la Copa América, incluyendo la especial Centenario.

Por la investigación iniciada en Estados Unidos, varios dirigentes de las dos confederaciones fueron detenidos en Suiza, por los delitos de sobornos y crimen organizado, entre otros.

El comunicado del viernes afirma que la ruptura de la relación con Datisa permitió que ambas confederaciones reclamaran "sus derechos para la venta de patrocinio y transmisión para este evento".

"Las Confederaciones iniciarán en los próximos días un proceso público en conjunto para la Solicitud de Propuestas (SDP) con el fin de asegurar la responsabilidad y transparencia en la selección de los nuevos socios comerciales", añade la declaración.

Así, las partes involucradas en la organización comenzarán "de inmediato" a definir las sedes para el torneo.

Dos ex presidentes de la Conmebol —el paraguayo Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo— han sido acusados en Estados Unidos de crimen organizado, sobornos y otros delitos. Leoz está bajo arresto domiciliario en Paraguay y Figueredo permanece en Suiza, donde fue detenido el 27 de mayo pocos días antes de las elecciones presidenciales de la FIFA en una redada al comienzo de la peor crisis en la historia del fútbol.

Estados Unidos ha solicitado la extradición de ambos dirigentes.

Los fiscales estadounidenses dijeron en mayo que la Conmebol alcanzó un acuerdo en 2013 con Datisa, una compañía recién fundada, para suscribir un contrato de 240 millones de dólares por los derechos de la Copa América de 2015, 2019 y 2023. Añadieron que la Conmebol aceptó al año siguiente un acuerdo de 112,5 millones por la Copa América Centenario 2016.

Luego de anunciar el auto de acusación contra 14 dirigentes y empresarios, la fiscalía estadounidense indicó que, como parte de los acuerdos, Datisa aceptó pagar 110 millones en sobornos a dirigentes del fútbol sudamericano.