EFE
11 de junio de 2016 / 10:38 p.m.

La selección de Costa Rica venció hoy por 2-3 a Colombia en el último partido del Grupo A de la Copa América Centenario, lo que supuso su victoria del honor en su despedida del torneo, al tiempo que privó a los colombianos de la primera posición del grupo, que ha sido para Estados Unidos.

El argentino José Pekerman, técnico de Colombia, que se decidió por el segundo equipo, mantuvo solo en el equipo inicial a un titular, Sebastián Pérez, y lo pagó con la derrota que le costó quedar segundo tras Estados Unidos venció por 1-0 a Paraguay, que quedó también eliminado.

Ambas selecciones tendrán que esperar a la jornada de mañana para conocer a sus respectivos rivales que saldrán del Grupo B en el que están Brasil, Ecuador y Perú.

El primer gol de partido, el más rápido del torneo, llegó apenas a los dos minutos de comenzar las acciones, ya que en el primer ataque de Costa Rica, el delantero Johan Venegas desde fuera del área disparó potente y sorprendió al arquero Robinson Zapata al colocar el balón por toda la escuadra derecha.

El empate llegó a los seis minutos por mediación del defensa izquierdo Frankz Fabra que había subido al ataque y desde dentro del área batió Patrick Pemberton.

Luego el juego entró en un compás de imprecisiones en la posesión y pases del balón por parte de ambos equipos, pero especialmente de Colombia, a la que se le vio insegura todo el tiempo en la zona defensiva.

De nuevo sería Venegas, quien a los 15 minutos probó suerte con otro potente disparo de pierna derecha que esta vez no sorprendió a Zapata, bien colocado. El arquero colombiano rechazó el balón.

Colombia, aunque no sabía definir en el dentro del campo y mantenía la inseguridad defensiva, donde Sebastián Pérez trataba de ayudar y poner orden, puedo adelantarse en el marcador con dos disparos de Stefan Medina (m.24) y Dayro Moreno (28), a los que respondió bien Pemberton.

Pero sería de nuevo Costa Rica la que a los 34 minutos lograse la ventaja en el marcador con una acción desafortunada de la defensa de Colombia, que no supo despejar un centro cruzado desde el lado izquierdo y en el que con Zapata superado, Fabra arrastró el balón al fondo de la portería al pillarlo en carrera.

Se llegó al descanso y Pekerman entendió que necesitaba hacer cambios y el primero poner a alguien en el centro del campo que pusiese orden y liderazgo y este no fue otro que James Rodríguez, que entró por Dayro Moreno.

Los cambios no modificaron el pobre juego de Colombia, que siguió sin posesión de balón y aunque James le dio algo de vida al ataque de los cafeteros al final sería Costa Rica la que de nuevo con una buena triangulación sorprendiese al equipo sudamericano con el tercer gol obra del centrocampista Celso Borges..

Pekerman entendió que si quería rescatar algo positivo en el partido tendría que sacar a otro titular indispensable en el equipo y este sería Juan Cuadrado que lo hizo al minuto 66 por el defensa Felipe Aguilar.

Su presencia se notó de inmediato en el campo y a los 73 en una buena combinación con Edwin Cardona, el otro titular que entró en la segunda parte le puso un balón perfecto a Marlon Moreno, que definió por bajo el segundo de Colombia.

Pero eso fue todo lo que alcanzó a conseguir la selección de Colombia, que pecó de confianza y sobre todo careció de ideas futbolísticas en el centro del campo y en la defensa dejó al descubierto las grandes deficiencias que sufre.

Costa Rica confirmó que la derrota del 4-0 frente a Estados Unidos fue un accidente y que tiene un equipo que pudo haber seguido en el torneo.