AGENCIAS
23 de julio de 2016 / 11:52 a.m.

Cristiano Ronaldo, futbolista del Real Madrid y de la selección portuguesa, confirmó que regresará a los entrenamientos de su club el 10 de agosto, por lo que se descarta para disputar el Supercopa de Europa ante el Sevilla, que se celebrará el día antes en la localidad noruega de Trondheim.

Ronaldo, que está de visita en su Funchal natal, reveló a los periodistas que volverá a entrenarse con sus compañeros del Real Madrid el 10 de agosto, pues está en fase recuperación de la lesión de rodilla que se produjo con la selección de Portugal en la final de la Eurocopa ante Francia el pasado 10 de julio.

El astro del Real Madrid también habló sobre las posibilidades de lograr su cuarto de Balón de Oro.

"No estoy obcecado con ello, aunque es cierto que estoy en buena posición, ya que gané la Liga de Campeones y la Eurocopa", confesó el madeirense.

"Es verdad que 2016 fue el año más importante de mi carrera en relación a títulos cosechados", ahondó Ronaldo, quien visitó en Funchal las nuevas instalaciones del museo sobre su carrera.

Cristiano Ronaldo aterrizó ayer en la capital del archipiélago de Madeira para inaugurar el primer hotel con su marca, el Pestana CR7 Funchal.

Antes de esa ceremonia, el presidente regional de Madeira, Miguel Albuquerque, anunció que Ronaldo dará nombre al aeropuerto de Funchal.

Así el Aeropuerto Internacional de Madeira, uno de los más transitados de Portugal, pasará a llamarse "Cristiano Ronaldo".

Ganador del Balón de Oro de 2008, 2013 y 2014, Ronaldo nació hace 31 años en la humilde barriada de Santo António en Funchal, capital de la isleña Madeira, en un entorno socioeconómico duro.

El jugador, cuyo padre falleció por problemas con el alcohol, vivió en Funchal hasta los 12 años, cuando el Sporting de Lisboa le fichó después de jugar en el Andorinha y el Nacional de Madeira.

Cristiano Ronaldo, el más pequeño de cuatro hermanos e hijo de Dolores Aveiro, ha sido una especie de embajador de su región y, en las celebraciones de la Eurocopa, portó la bandera del archipiélago como gesto de reconocimiento a su tierra natal.